Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE andaluz propone un pacto de cuatro años con IU

Los socialistas pronostican un complicado “marco político”

Ya lo anunció José Antonio Griñán cuando todavía estaba digiriendo el éxito de no haber perdido la Junta. “Andalucía necesita un Gobierno estable”, sostuvo el presidente andaluz en funciones. La dirección del PSOE regional insistió ayer en que la solución que se pacte “debe proporcionar estabilidad política y parlamentaria”.

Los socialistas concretaron, a través de un documento titulado Prioridades para el Gobierno y la Estabilidad de Andalucía, que aspiran a que la negociación abierta entre las dos formaciones alumbre una salida de largo recorrido. Es decir, que incluya “la gobernabilidad de Andalucía para toda la legislatura, para los cuatro años”.

El PSOE quiere “un acuerdo que permita un Gobierno fuerte para un tiempo difícil”, aunque en el documento no se apuesta por una fórmula concreta. Lo que sí hizo ayer el PSOE es dibujar un panorama complicado para intentar convencer a IU de la necesidad de que Andalucía tenga un Gobierno fuerte con “plena capacidad para defender los intereses” de la comunidad en “un marco político y económico complicado”. Son tiempos difíciles, pero no solo por la crisis económica, también por la relación enfrentada con el Gobierno central, en manos del PP.

El PSOE puso como ejemplo los Presupuestos Generales de 2012. El proyecto de los populares, se quejaron los socialistas en su documento, no solo no respeta el Estatuto en la inversión, “sino que además pone en riesgo la financiación efectiva de servicios públicos fundamentales”.

Otro de los siete puntos que el PSOE andaluz quiere que recoja el acuerdo con IU es, precisamente, la “defensa del Estatuto de Autonomía”, algo en lo que coincide Diego Valderas, coordinador regional de la federación. El pacto también debe incorporar el “compromiso con la estabilidad presupuestaria” y “la creación de empleo como prioridad absoluta”. Fijan como prioritaria para el acuerdo “la apuesta por las políticas sociales”, es decir, por la sanidad y la educación públicas y por los servicios sociales.