Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo partido de Llamazares echa a andar dentro de IU

Izquierda Abierta pretende huir de las vías agotadas

Llamazares, el 2 de marzo en la sede de IU en A Coruña. Ampliar foto
Llamazares, el 2 de marzo en la sede de IU en A Coruña.

“Queremos ser una parte ineludible dentro de Izquierda Unida pero también queremos ser una parte de la regeneración necesaria de la izquierda”. De esta forma ha presentado esta tarde Gaspar Llamazares su nuevo partido: Izquierda Abierta. Con el auditorio de la Fundación Abogados de Atocha de Madrid lleno, incluso con gente de pie, los fundadores de esta formación, militantes de IU, han asegurado que quieren estar dentro de la coalición, sin confrontaciones, pero siendo una alternativa más “abierta”.

“Pretendemos huir de dos vías agotadas para la izquierda”, ha dicho el diputado y ha citado el cierre de filas y la dispersión. “Refugiarse en la organización y en el dogma ante la crisis es una seguridad ficticia”, ha asegurado y ha añadido que también es un error intentar la recuperación de la izquierda negando el pasado. A esto ha agregado que conocen “los riesgos de los partidos”, riesgos entre los que se encuentran, según sus palabras, el corporativismo y el populismo. “Queremos ser una organización horizontal con los menos estratos posibles y con la mayor relación con el movimiento social”, ha continuado.

Llamazares ha lamentado que IU no supiera hacer una “lectura política” de las manifestaciones contra la guerra de Irak y no pudiera incorporar el “ecopacifismo” que surgió en la calle. Ahora aboga por que no ocurra lo mismo con las protestas sociales. “No nos podemos perder que hay un movimiento social que ha sabido ver como nadie los riesgos que está sufriendo la democracia. Sin querer patrimonializar nada, no somos ellos ni queremos serlo, somos parte de ellos, hay que organizarlo a su manera, no a la nuestra”, ha señalado, ante un auditorio en el que se encontraban la escritora Almudena Grandes, el actor Juan Margallo o el exrector de la Universidad Complutense, Carlos Berzosa. Los actores Pilar Bardem y Juan Diego no han podido estar presentes en el acto pero han mandado un mensaje de apoyo al nuevo partido.

La guerra entre familias dentro de IU ha saltado en varias ocasiones a los medios. En las hemerotecas quedan por ejemplo los enfrentamientos de Llamazares y su equipo con el Partido Comunista (PCE), la formación mayoritaria dentro de la coalición. Por ello, algunos de los asistentes a la presentación han querido saber cómo encajará este nuevo grupo dentro de IU. “Tenemos nuestra personalidad y no vamos a admitir que se nos trate de modo diferente a otros; dentro de Izquierda Unida hay unas normas. Yo no concibo que Izquierda Abierta vaya a poner problemas a nadie de Izquierda Unida, ni al revés. Aquel que lo vea como un problema o un enemigo es él el que tiene el problema o el enemigo, no nosotros”, ha respondido Montserrat Muñoz, otra de las fundadoras. A esto Llamazares ha agregado: “No vamos a negarle al PCE el papel histórico y protagonista que tiene en la izquierda de España. Sí queremos reivindicar para los independientes el papel de la pluralidad”.

Los fundadores del nuevo partido han resaltado la necesidad de una “militancia amable”. Luis García Montero ha utilizado la palabra fraternidad, “para superar la inercia de escisiones y agresiones entre compañeros, que no tienen ningún sentido”. Muñoz ha explicado que habrá quien forme parte de Izquierda Abierta y de Izquierda Unida, quien solo milite en la primera y quien siendo de IU no quiera unirse a la nueva formación.

Aquellos miembros del PCE que quieran pasar a formar parte de Izquierda Abierta sí deberán darse de baja en el primero, dado que no pueden militar en dos partidos a la vez. Desde el PCE han informado de que algunos ya han solicitado la baja. Aquellos que no comuniquen su inicio de militancia en la nueva formación, en el momento que se constate su nueva afiliación serán dados de baja por la organización local correspondiente.

Esto poco afectará al propio Llamazares, a quien el PCE dejó de cobrar la cuota de militante hace años, tras el conflicto que estalló en Asturias a finales de 2006. Entonces el PCE impugnó un congreso del Partido Comunista Asturiano en el que había salido elegida una colaboradora de Llamazares. Según explica el ahora diputado por el Principado, a partir de entonces la dirección del PCE dejó de cobrar las cuotas a miles de afiliados del PCA, lo que supuso su suspensión de militancia. En diciembre del año pasado, el ex coordinador general de IU aseguraba que tenía el carné del PCE pero que ya no se sentía parte de él porque la dirección lo “excluyó”.

Ante la creación de este nuevo partido en su seno, desde IU hablan de normalidad. Afirman que no supone ningún cambio, solo que lo que antes era una “corriente” ahora se constituye en partido, que se sumará a los ya existentes: el PCE, Izquierda Republicana y el CUT (Colectivo de Unidad de los Trabajadores).

Izquierda Abierta, registrado ya en el ministerio, cuenta actualmente con una comisión promotora, formada por Gaspar Llamazares, Montserrat Muñoz, Luis García Montero y Antonio Cortés. Aún sin más afiliados, su objetivo es crear una asamblea constitutiva para antes o justo después del verano.