Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las manifestaciones en otros 11-M

El aniversario del atentado no ha impedido que se celebraran otras protestas en años anteriores

IFEMA no interrumpió las ferias el mismo día de la masacre aunque se localizara allí la morgue

En 2006 Hazte Oír convocó una manifestación un 11 de marzo para apoyar a un colegio

Manifestación contra la dispersión de presos etarras en Portugalete, Vizcaya.
Manifestación contra la dispersión de presos etarras en Portugalete, Vizcaya.

“Creemos firmemente que no tenemos propiedad exclusiva sobre esa fecha”. El 11 de marzo no es, según la presidenta de la asociación mayoritaria de víctimas del atentado, Pilar Manjón, un día del calendario que haya quedado inhabilitado para cualquier acto público que no sea de homenaje a los que sufrieron la masacre terrorista en Madrid. Fue así incluso el mismo día del atentado, cuando ni siquiera IFEMA interrumpió las ferias que se celebraban en sus instalaciones, a las que se enviaron los cadáveres de los fallecidos en una improvisada morgue. Pero tampoco ha sido así los 11 de marzo posteriores al 2004. En esa fecha se han celebrado desde entonces otras manifestaciones y protestas como la que este año han organizado los sindicatos y que ha levantado la polvareda política por la crítica enérgica del PP a la cita.

En 2006, el 11 de marzo se celebraron hasta tres manifestaciones distintas. La más multitudinaria tuvo lugar en Vizcaya. Miles de personas salieron a la calle en las localidades de Portugalete y Santurzi, convocadas por la asociación de familiares de presos de ETA, Etxerat, para protestar por la política de dispersión y homenajear a dos reclusos de la banda que habían fallecido recientemente. En Parcent, un municipio de la Comunidad Valenciana, dos millares de vecinos se manifestaron contra los planes de actuación urbanística del Gobierno local, aunque guardaron un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas al finalizar el recorrido. Hasta en Madrid hubo protestas en la calle que no se cancelaron por coincidir con el aniversario del atentado: El Foro Español de la Familia o Hazte Oír, entre otros convocantes, sacaron a dos centenares de vecinos del municipio de Pozuelo de Alarcón para apoyar a un colegio que quería separar por sexos a los niños. El alcalde, del PP, también acudió.

Tres años después, en 2009, se produjeron también protestas sindicales. En Vitoria, varios sindicatos se echaron a la calle contra los recortes de derechos laborales que estaba provocando la crisis. El respeto al 11-M no impidió, tampoco, que los universitarios de Barcelona se encerrasen en la Escuela de Ingenieros Industriales de la Universidad Politécnica de Cataluña contra el llamado plan Bolonia, de homologación de estudios universitarios en Europa.

"Nunca se nos ocurriría pedir que pararan el fútbol, o ni siquiera que guardaran ese día un segundo de respeto y de memoria; por la misma razón no entraremos al juego maniqueo de deslegitimar a los sindicatos", ha expresado la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo, ante las críticas del PP al anuncio de los sindicatos Comisiones Obreras y UGT de manifestarse en contra de la política laboral del Gobierno central el próximo 11 de marzo. El domingo, por cierto, el Atlético de Madrid juega contra el Granada en el Calderón.