Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una carta pastoral del arzobispo de Oviedo incendia las elecciones asturianas

Jesús Sanz alude al aborto y el matrimonio homosexual en su misiva

“Tampoco esta vez me presento a las elecciones, porque mi tribuna no es la política y mi militancia no es la partidista”, advierte en su carta semanal el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes antes de pedir el voto para quienes defienden “la vida humana en todos sus tramos desde antes de nacer” o para quienes entiendan “la educación sin imponer ideologías”. Según Sanz Montes, defender en unas elecciones estos criterios, que parecen apuntar a asuntos como el aborto o la asignatura de Educación para la Ciudadanía, no es hacer política. No supone “acudir a ninguna sigla” ni “bendecir o maldecir a los partidos que se presentan”, asegura. Izquierda Unida lo ha interpretado, en cambio, como una intromisión de la Iglesia en la campaña electoral del 25 de marzo.

El arzobispo, que el pasado 22 de febrero se reunió con la candidata del PP a las elecciones autonómicas, Mercedes Fernández, afirma no señalar a ningún partido en su carta. Sin embargo, Sanz alude a “proteger la familia en lo legal y lo económico y defender el matrimonio contra toda violencia, contra toda confusión barata de falsa progresía”, en clara alusión al matrimonio homosexual, aprobado por el Gobierno de Zapatero y que el PP ahora ni apoya ni rechaza y simplemente acatará la resolución del Tribunal Constitucional, al que acudió para ilegalizarlo.

A pesar de su insistencia en la neutralidad, Sanz clama también contra quienes “zarandean al pueblo cristiano con fantasmas falsos queriendo caldear rencores obsoletos”, una referencia a las advertencias de los socialistas contra la llegada de la derecha y la pérdida de derechos. Y añade: “Cada vez son más patéticas sus amenazas, y con la que está cayendo da grima que ‘ere que ere’, erre que erre, se sigan ninguneando las verdaderas demandas de las personas reales.

“Jesús Sanz pide el voto para quienes besan su anillo y acuden sumisos al Palacio Episcopal a tomar café con pastas”, ha criticado hoy el candidato de IU al Principado de Asturias, Jesús Iglesias, que ha asegurado que su partido también está comprometido “con el derecho a la vida en condiciones dignas”. Iglesias ha lamentado además que Sanz haya desaprovechado la oportunidad de rechazar la reforma laboral que “dejará a tantos buenos católicos en el desempleo”.

El arzobispo, que parece anticiparse en la misiva a las posibles críticas, asegura que es falso que “los obispos hacemos política cuando hablamos o actuamos en los alrededores de esta convocatorias”. Y añade a continuación: “No somos los católicos los rivales del verdadero progreso. No obstante, si insisten en esta deriva, al menos sabremos quien no nos representan”, escribe. Supuestamente, contra nadie.