El Senado aprueba por unanimidad una ponencia que diseñe su reforma

La enésima propuesta para mejorar el funcionamiento de la Cámara implicaría tocar la Constitución

Todos los grupos del Senado han aprobado hoy por unanimidad la creación de una ponencia que, antes del verano de 2013, emita un informe sobre una reforma que refuerce su función territorial y lo convierta en cámara de primera lectura para las iniciativas de contenido autonómico y de financiación local. Se trata de la enésima propuesta de reforma y supondría la reforma de la Constitución.

El pleno del Senado ha aprobado hoy una enmienda del PP a una moción consecuencia de interpelación del PSOE que ha defendido ante la Cámara alta el expresidente balear y senador autonómico Francesc Antich. Este se ha felicitado por el consenso alcanzado para avanzar en una reforma que considera "urgente" y "necesaria".

El texto reclama además "una mayor intervención del Senado" en las  proposiciones de ley 

La enmienda del PP, que ha recibido el respaldo unánime del pleno, extiende la primera lectura "a las iniciativas legislativas de contenido autonómico, especialmente, que afecten al funcionamiento del modelo del estado autonómico y, en particular a los estatutos de autonomía, las referentes a las financiación autonómica, cesión de tributos, así como las leyes marcos, de trasferencia y delegación y de armonización, previstas en el artículo 150 de la Constitución".

Asimismo, "a las relativas a la organización y financiación de las entidades locales", lo que constituye la principal novedad respecto a la moción del PSOE. El texto consensuado reclama además "una mayor intervención del Senado" en las proposiciones de ley originadas en esta cámara, de relevante incidencia autonómica y local, así como en las que procedan de las asambleas de las comunidades autónomas.

Por último, insta a que el informe de la ponencia recoja "cualesquiera otra reforma" que refuerce su función de representación territorial y dote "de un mayor equilibrio al sistema bicameral de las Cortes". Esta reforma llevaría aparejada, según el PSOE, una modificación del texto constitucional que afectaría al Título III, en el que queda regulado el funcionamiento de las Cortes Generales y las funciones del Senado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Más información
Ahora en serio, ¿y si cerramos el Senado?
El día de la marmota en el Senado
2008: la reforma del Senado es la prioridad de Rojo
2006: Esperanza de consenso en la reforma del Senado

Antich ha expresado la voluntad "clara y precisa" del PSOE en llevar a cabo esta reforma para lo que están dispuestos "a evitar todo tipo de confrontaciones estériles" y ha argumentado que por este motivo ha basado su iniciativa en el consenso acordado por los grupos en 1996 sobre las funciones del Senado. "Eran temas muy estudiados jurídicamente y gozan de gran consenso y madurez como para poder ser resueltos", ha señalado Antich, quien ha recalcado que, pese a ser parcial, la reforma sería "muy importante".

El portavoz del PP, José Manuel Barreiro, ha hecho hincapié en que la Cámara alta ha cumplido "fielmente" con el papel que le asigna la Constitución y ha instado a actuar para trasladar a la ciudadanía la necesidad de que el Estado cuente con una institución como el Senado.

El resto de portavoces ha coincidido en la necesidad de no renunciar a que sea más profunda y afecte a la composición de la cámara, un asunto en el que, a juicio de Eva Parera, de CiU, se debería contar especialmente con los grupos nacionalistas.

También Joan Sabaté, portavoz de la Entesa, ha reclamado un cambio en la composición de la cámara para que los senadores sean representantes de las comunidades autónomas, "como pasa en la mayoría de los Estados federales".

El portavoz del PNV, Iñaki Anasgasti, ha criticado que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no haya tenido el "gesto" de acudir en primer lugar al Senado para someterse al control parlamentario.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS