Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“El sobrino de Iñaki me pagaba al mes 670 euros en cafeterías y sin recibo”

Trabajadores de la empresa de Urdangarin y la infanta Cristina detallan ante la policía múltiples irregularidades en sus contratos y sus ingresos

Barcelona / Palma de Mallorca
Urdagarin, a su llegada a un congreso en Palma en 2005
Urdagarin, a su llegada a un congreso en Palma en 2005

Empleados y exempleados de la trama empresarial que montaron Iñaki Urdangarin, duque de Palma, y su socio Diego Torres, para lucrarse con fondos públicos de distintas Administraciones, confesaron ante la policía y el fiscal múltiples irregularidades en la actuación de las distintas empresas para las que trabajaban. Lo que sigue es un resumen de las principales declaraciones recogidas por el fiscal y la policía.

» “No me entregaron certificado para Hacienda”. Marta Pérez, contratada por Aizóon, la empresa propiedad de Urdangarin y de su esposa, la infanta Cristina. Firmó un contrato que le ofreció Jan Gui Urdangarin (sobrino de Iñaki). “Cobraba unos 600 euros al mes que me entregaba directamente Jan sin recibo ni nómina”. “Tampoco me entregaron ningún certificado de haberes para Hacienda”.

» “No había nómina”. Olga Cuquerella. Consultora en Madrid, hermana de la asistente de Iñaki. “En metálico cobraba teóricamente 670 euros al mes”. Jan Gui le entregaba el dinero “en mano”. “No firmaba ningún tipo de recibos de las cantidades ni tampoco nómina. Cobraba en metálico, en la calle o en una cafetería”.

» “Contraté a mi hermana para teletrabajo”. Julia Cuquerella. Asistente personal desde 2007 de Urdangarin, en la sede de Telefónica y en Aizóon, en su despacho de la casa de Barcelona. Solo cobra de Telefónica pero “ha hecho algunos trabajos” para Aizóon y otros “particulares”. El fiscal y la policía le preguntan sobre las empresas de la trama y los familiares del duque de Palma. Relata que Urdangarin fue consejero de muchas empresas (Motor Press, Mixta África, Aceros Vergara, Altadis) y efectúa “trabajos de asesoría” con Aizóon. Que ella contrató a su hermana Olga para teletrabajo y a las dos empleadas de hogar de su propia casa. Desmarca a Urdangarin de Diego Torres. Ella le llevaba la agenda, anotando todas las actividades a lo largo del día y Torres “no aparecía en las mismas”. Que cuando en 2007 comenzó a trabajar con el yerno del Rey ya no estaba en Nóos. Ignora la Fundación Areté y le “suena” la Fundación Deportes, Cultura e Integración Social.

» “No hice nada para la empresa que me contrató”. Marta Tarragona. “Fui contratada por Ana Tejeiro, a la que conocí en la universidad donde yo estudiaba Químicas. Cobraba 60 euros al mes por no hacer nada aunque teóricamente tenía que hacer unas encuestas. Pero nunca recibí los formularios ni material ni nada. No hice nada para la empresa que me contrató. Firmé el contrato en un bar sin leerlo, empecé en noviembre de 2003 y estuve hasta finales de 2007

» “Me ingresaban 60 euros al mes por no hacer nada”. Carlos Tarragona. “Cuando tenía 16 años, mi hermano trajo a casa un contrato de la empresa Nóos Consultoría y lo firmé. Recibía mensualmente 60 euros en mi cuenta corriente. No recuerdo el concepto por el que cobraba. Me parecía un chollo que me ingresaran 60 euros por no hacer nada. Cobré durante tres o cuatro meses. Primero empezó mi hermana. Luego yo y mi hermano Javier, al ver que Marta cobraba sin hacer nada, le dijimos que nosotros también queríamos. Creo que fui contratado por esa empresa para que figurara que tenían trabajadores”.

» “No firmé recibos del dinero recibido ni había nóminas”. Josefa Garrido. Contratada por Aizóon y otra empresa, era la trabajadora doméstica de Julia Cuquerella, asistente de Iñaki Urdangarin. “Yo cobraba 650 euros en efectivo que me pagaba un chico que se llamaba Jan. No firmé recibo del dinero recibido ni nómina alguna. Le hice un favor a mi nuera, que trabajaba allí. Nunca estuve en Aizóon ni en Intuit”.

» “Me pagaban en mano”. Yolanda Yeste. Nuera de Josefa Garrido. Contratada por Aizóon aunque en realidad era trabajadora doméstica en el domicilio particular de Julia Cuquerella, la asistenta del duque de Palma, “Cuquerella me anunció que Iñaki Urdangarin, en compensación al mucho trabajo que le hacía en Telefónica, le pagaría el servicio. Fui contratada por Aizóon y Jan Gui me pagaba en mano”.

» “Nunca presentaron factura alguna”. Ana María Blázquez, consultora contratada por el Instituto Nóos en 2005. Para el Foro Illes Balears 2005 “no tenía pautas” y “contrató los servicios sin tener en cuenta el presupuesto porque no había presupuesto. Simplemente iban haciendo”. El presupuesto “nunca se le facilitó” y las empresas de servicios que contrató para los eventos “nunca presentaron factura alguna”.

» “Todos los datos los obtenía de Internet”. Mónica Guzmán. Trabajó en Aizóon desde el 1 de agosto al 31 de diciembre de 2010. “Trabajaba desde mi domicilio. Urdangarin me daba instrucciones por escrito. Jan me entregaba el dinero por mi trabajo, aproximadamente 600 euros mensuales. Me encargaron dos trabajos, uno sobre la responsabilidad social de empresas de México y otro sobre lo mismo del resto de Latinoamérica. Todos los datos los obtenía de Internet, no tenía que contactar con ninguna empresa ni vía telefónica”.

» “Me ordenaron hacer facturas de Aizóon”. María Ángeles Almazán. Recepcionista y, posteriormente, secretaria personal de Iñaki Urdangarin en la empresa Nóos Consultoría. “El jefe de contabilidad me ordenó hacer facturas de Aizóon, Instituto Nóos, Nóos Consultoría para Valencia Summit e Illes Balears Fórum. No recuerdo por qué conceptos ni qué importes, era una operación muy mecánica”. El fiscal sostiene en su imputación a Urdangarin y su socio que desviaron fondos públicos a sus empresas privadas utilizando para ello el Instituto Nóos, que supuestamente no tenía ánimo de lucro y bajo cuyo paraguas solicitaban dinero para organizar eventos.

» "Urdangarin no entendía por qué no podía estar en la fundación". Raimón Bergos, abogado que prestó servicios a empresas de Urdangarin. “El 12 de junio de 2006 mantuve una reunión con el señor José Manuel Romero [asesor del Rey], que expresó su disconformidad con que el señor Urdangarin formara parte de la fundación Arete. El señor Urdangarin no entendía el motivo por el cual no podía tener actividades representativas en una fundación”.

Más información