El juez rechaza repetir el juicio del único español condenado a muerte en EE UU

Pablo Ibar, en el corredor de la muerte desde 2000, está condenado por tres asesinatos La defensa había solicitado la anulación del proceso porque no cumplía las mínimas garantías El abogado de Ibar recurrirá la resolución ante el Tribunal Supremo de Florida

Pablo Ibar, en marzo de 2009.
Pablo Ibar, en marzo de 2009.EFE

Ha sido “un palo fuerte”. Pero a la vez el escenario en principio más beneficioso que paradójicamente se abre tras el nuevo varapalo judicial les permite estar “esperanzados”. La familia de Pablo Ibar ha recibido con esta contradictoria mezcla de emociones la noticia de que un juez de Florida ha rechazado el recurso en el que se le solicitaban que anulara y ordenara repetir el juicio en el que el español fue condenado a pena de muerte por tres asesinatos cometidos en ese Estado de EE UU en 1994. Sin dirigirse a la sala y en una audiencia de apenas cinco minutos, el juez Jeffrey R. Levenson ha entregado a las partes la resolución, de 50 páginas, en la que explica sus argumentos para denegar la petición presentada por la defensa del único español condenado a muerte en Estados Unidos. La familia de Ibar tiene intención de recurrirla ante el Tribunal Supremo de Florida.

El español está preso en el corredor de la muerte de una cárcel de Rainford, en Starke (Florida), desde 2000, cuando fue condenado a la pena capital por un triple asesinato cometido en 1994 en este estado del sur de Estados Unidos. Desde ese año se encuentra encarcelado. Ibar, que también tiene la nacionalidad estadounidense y es sobrino del fallecido boxeador vasco José Manuel Ibar, Urtain, ha mantenido su inocencia desde el primer día que fue identificado como sospechoso del triple crimen, sin que ninguna prueba física le conecte con el asesinato de Casimir Sucharsky, dueño de un club nocturno, y dos mujeres, Sharon Anderson y Marie Rodgers.

“Las pruebas con las que se ha condenado a Pablo claman al cielo”, defiende Andrés Krakenberger, portavoz de la asociación contra la pena de muerte de Ibar. Uno de los principales argumentos de la defensa es que las imágenes de vídeo captadas por una cámara de seguridad en el momento de los hechos y que son la evidencia más importante contra Ibar son "borrosas y de pobre calidad" y no ofrecen fiabilidad para identificar a la persona que aparece, según testificó un experto facial en el proceso en 2009. “El perito encontró dos puntos coincidentes entre la cara de Pablo y el del atacante, pero muchos más que no coincidían”, señala Krakenberger.

Ni las huellas ni el ADN recogidos en el lugar coinciden con los de Ibar 

La otra tesis que la defensa esgrimía para pedir la anulación del juicio era la deficiente actuación del abogado de oficio de Ibar. El letrado, en su opinión, "no estaba en las condiciones mínimas exigidas para llevar un caso capital”. Al abogado le reprochan que no pidiera el peritaje del reconocimiento facial, y que por su culpa fuera preciso interrumpir el juicio en dos ocasiones: en una "porque se encontraba aquejado de una fuerte dolencia hepática", y en otra porque "estaba detenido por hallarse involucrado en un episodio de violencia doméstica". La asociación que lo defiende recuerda además que "ninguna de las huellas dactilares recogidas en el lugar del crimen coincide con las de Pablo Ibar y que el ADN recogido allí tampoco coincide con el de Ibar".

Se cuida físicamente, estudia Derecho y está mucho más entero que otros presos en el corredor de la muerte, dice su abogado

Sin embargo, el juez alega que el experto en reconocimiento facial que atestiguó en la apelación en favor de Ibar no estaba suficientemente cualificado para determinar que el rostro que aparece en el vídeo de videovigilancia no se correspondía con el del español. “Ese hombre es el encargado de los reconocimientos faciales en Scotland Yard”, replica el entorno de Ibar. En cuanto al abogado de oficio, el juez estima en la sentencia que la defensa letrada con la que contó Pablo Ibar en el juicio fue “correcta”.

Más información
El Supremo de Florida ratifica la pena de muerte al español Pablo Ibar
Pablo Ibar: "He rezado 15 años para que algo como esto pueda ocurrir"

El siguiente paso para la familia de Ibar es el recurso de la resolución ante el Tribunal Supremo de Florida, una gestión que debe realizar en un plazo de 30 días. Que ahora decida sobre el futuro de Ibar un tribunal distinto del que le juzgó es lo que ofrece más esperanzas a la familia. “Es muy difícil que los jueces se desdigan a sí mismos, así que ahora hay más posibilidades de el caso de Pablo se analice con independencia”, afirma el portavoz de la asociación que lo defiende.

La respuesta por parte de esa instancia judicial podría tardar varios años. El alargamiento del proceso es lo que más lamenta el entorno de Ibar. “Tanto tiempo nos está consumiendo", ha asegurado a Efe la esposa del condenado, Tanya. Lo que opina el propio Ibar no ha trascendido, porque el español está incomunicado salvo por las entrevistas que mantiene periódicamente con su abogado, y hoy no ha acudido a la audiencia. Hasta ahora se ha mantenido más o menos bien, según aseguran en la asociación: “Su abogado nos dice que Pablo le tiene asombrado: se cuida físicamente, está estudiando Derecho y está mucho más entero que muchos otros presos en el pabellón”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS