Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La infanta Cristina fue una sola vez a la sede de Nóos y nunca dio órdenes

Los imputados de la trama, Miguel Tejeiro y Marco Tejeiro, distancian a la hija del rey de los negocios de Iñaki Urdangarin

El rol de la infanta Cristina en la gestión del instituto Nóos y de su complejo de negocios fue nulo y su presencia testimonial, según deducen distintos letrados que asistieron, el sábado en Palma, a las declaraciones de los primeros imputados en el caso Urdangarin, MiguelTejeiro y Marco Tejeiro. El primero fue administrador y asesor fiscal de las empresas, y personal de las compañías privadas los gestores de Nóos, y el segundo ejerció de contable y administrativo del complejo comercial bajo sospecha judicial, que dirigían sus propietarios Iñaki Urdangarin y Diego Torres.

Fuentes de la defensa sostenían en la madrugada del sabado, tras 14 horas de declaraciones, que la hija del rey no será citada a declarar como testigo en la causa. Este es el criterio que mantienen el juez José Castro y el fiscal Pedro Horrach, por entender que no hay rastros de su implicación directa y que la infanta estaba, formalmente, al margen de la toma de decisiones en las iniciativas económicas de su esposo.

El imputado Marco Tejeiro, el contable del complejo, dijo al juez que a la hija del rey y esposa de Iñaki Urdangarin sólo acudió una vez a la sede del Instituto Nóos y que nunca le dio una orden o instrucción referida a esta entidad, ni tampoco sobre su empresa patrimonial familiar Aizóon. Cristina de Borbón fue patrono de Nóos pero no consta que acudiera a las juntas de la entidad, cuyas actas si firmó. Tampoco llamó por teléfono a Miguel Tejeiro que fue directivo de Nóos y que dijo que él mismo no iba a las reuniones, si se realizaban.

El magistrado José Castro, que instruye la causa matriz del caso Palma Arena y en ella la pieza llamada caso Urdangarin sobre los negocios de la malla de Nóos, sí preguntó acerca el peso de la infanta en la actividad empresarial. A Miguel Tejeiro le requirió el sentido de un folleto comercial del instituto donde se publicitaba la presencia en el patronato de Iñaki Urdangarin, la infanta Cristina, el asesor de la Casa Real, Carlos García Revenga, el de Diego Torres como profesor de ESADE y a él mismo como profesor del IESE. Miguel Tejeiro contestó que no tenía conocimiento del mismo publicitario, ni si inclusión en el mismo ni su sentido.

En los interrogatorios también se rastreó el sentido de distintos gastos de la empresa del matrimonio Urdangarin-Borbón, Aizoon, y cómo se contabilizaron facturas particulares y billetes de avión cargados la VISA. También se indagó el pago por el duque de Palma de gastos de sus escoltas. Marco Tejeiro era el minucioso contable pero no cuestionó el sentido de los pagos ni su contenido.

La letrada del sindicato derechista Manos Limpias, que ayer se estrenó como la acusación popular en el ‘caso Urdangarin’, centró sus preguntas en la figura de la hija de los reyes, en su presencia o no en las reuniones de la entidad Nóos.

Más información