Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EDITORIAL

Oposición útil

Rubalcaba comienza ofreciendo diálogo a Rajoy apoyado en un equipo de dirección a su medida

Alfredo Pérez Rubalcaba no ha tardado en ofrecer los primeros signos de cómo entiende la oposición crítica, y a la vez útil, proclamada desde el 38º Congreso de su partido. Es un asunto importante en tiempos de desconfianza hacia la clase política, reiterada ayer mismo en el último barómetro del CIS. Antes de ser elegido como secretario general, Rubalcaba lanzó una advertencia al PP contra el retroceso en libertades y derechos cívicos que él creía consolidados a lo largo del periodo constitucional; y tras su elección, lo primero que ha hecho el nuevo secretario general es pedir una reunión con Mariano Rajoy, acompañado de una promesa de colaboración en materia antiterrorista. De entrada es un cambio respecto a las malas relaciones entre oposición y Gobierno de la etapa anterior. Si ese espíritu va a extenderse a otros terrenos dependerá de que el Ejecutivo confirme sus intenciones contrarreformistas en materia de derechos sociales; y también, de los cálculos sobre la capacidad de Rajoy para desgastarse.

Esas primeras señales del líder socialista se producen después de montar un equipo de dirección a su medida, tanto en la ejecutiva del PSOE como a la cabeza del grupo parlamentario. Personas de perfil más bien pragmático, pero muy del aparato, un equipo destinado a servir de instrumento al líder y en el que se va más allá en algunos criterios del periodo anterior. Nunca una mujer había sido sido vicesecretaria general del partido, cargo que recae en Elena Valenciano; tampoco una mujer había alcanzado la portavocía socialista en el Congreso, para la que Pérez Rubalcaba propone a Soraya Rodríguez. Lo cual, unido al respeto a algo muy cercano a la paridad en la composición de la ejecutiva, transmite el mensaje de que el PSOE sigue creyendo en la igualdad como una de sus señas de identidad.

No menor interés reviste el nombramiento del lehendakari Patxi López como secretario de relaciones políticas del PSOE. Todo parece indicar que Rubalcaba se lo reserva para cubrir las eventualidades de un futuro que no está escrito. Y a corto plazo, lo sitúa a su lado en la etapa de administración del fin de ETA y de los efectos de la entrada de la izquierda abertzale en el juego político vasco. El nuevo equipo tampoco implica un bloqueo a la renovación generacional, al haber incluido a toda una serie de personas en la treintena y en la cuarentena.

Queda en pie la cuestión de si el nuevo líder socialista arriesga demasiado al emprender la travesía sin haber integrado al sector derrotado el fin de semana pasado, y con los congresos pendientes en los ámbitos autonómico y local. Se ha limitado a no ningunear a José Antonio Griñán a pocas semanas de las elecciones andaluzas, y a ofrecer puestos secundarios a personas que apoyaban a Carme Chacón. El tiempo dirá si sus apuestas son las que convienen para remontar las pasadas derrotas electorales y revitalizar el maltrecho proyecto socialdemócrata.