Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los siete candidatos a la Sala de lo Penal

Perfiles de los magistrados que optan a dirigir el órgano más importante de la Audiencia Nacional

La presidencia de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional es el órgano clave de este organismo judicial, ya que es el tribunal que dirige la lucha contra la criminalidad organizada y todos los casos de terrorismo. En su mano estará abordar los posibles beneficiarios para los presos de ETA.

El actual titular, Javier Gómez Bermúdez (de la conservadora y mayoritaria Asociación Profesional de la Magistratura), opta a la reelección. A la espera de que ayer concluyera el plazo de presentación de candidaturas, competirá con sus compañeros de tribunal Javier Martínez Lázaro (de la progresista Jueces para la Democracia y exvocal del gobierno de los jueces a propuesta del PSOE), Alfonso Guevara (APM), Teresa Palacios (APM), y Angel Hurtado. También se presenta el titular del juzgado Central 3, Fernando Grande-Marlaska y el magistrado de la Audiencia de Madrid Juan Pablo González, exvocal del Consejo a propuesta del PP, a falta de conocerse si algún otro candidato ha enviado su solicitud por correo.

Estos son los perfiles de los siete candidatos que optan al cargo:

JAVIER GÓMEZ BERMÚDEZ

Venerado y vapuleado por el 11-M

Fue elegido presidente de la Sala con los únicos votos de la derecha judicial, pero su labor en el cargo ha mermado sus apoyos. Gracias al juicio del 11-M Javier Gómez Bermúdez (Álora, Málaga, 1962) se convirtió en uno de los jueces con más proyección. Cuatro años después de los atentados, los principales implicados fueron condenados y las teorías conspirativas alentadas desde el PP enterradas, lo que le costó la enemistad de algunos medios afines. Los mismos que le criticaron por su posición en el caso Faisán, contraria al procesamiento de tres cargos policiales del PSOE.

JAVIER MARTÍNEZ LÁZARO

Progresista y valorado por sus colegas

Es el único candidato progresista. Tras una larga trayectoria en la dirección de la asociación minoritaria Jueces para la Democracia, Javier Martínez Lázaro fue designado vocal del Poder Judicial a propuesta del PSOE. En esa institución recibió críticas de algunos vocales progresistas por mantener posiciones contrarias al grupo. Muy valorado por sus colegas —técnicamente y por su independencia— su apoyo público a Baltasar Garzón en las causas que tiene abiertas en el Supremo lastra sus simpatías entre algunos vocales progresistas, su vivero natural de votos.

FERNANDO GRANDE-MARLASKA

Encontronazos con los socialistas

Fernando Grande-Marlaska saltó a la fama como sustituto de Baltasar Garzón en la Audiencia Nacional, donde prosiguió su labor en la lucha para asfixiar al entorno de ETA. Tanto desde ese puesto, como en el juzgado Central 3 que ahora ocupa, tuvo encontronazos con el gobierno socialista. En pleno proceso de paz abrió diligencias por el chivatazo a ETA en el bar Faisán e intentó procesar a Otegi contra el criterio del fiscal. También archivó el caso de las falsas identificaciones de los 62 militares del Yak-42, pero la Sala terminó por condenar a los cargos implicados.

FÉLIX ALFONSO GUEVARA

A vueltas con el etarra Troitiño

El excesivo formalismo del presidente de la sección tercera de la Sala Penal lo ha llevado a situaciones disparatadas, como echar a un abogado de la Audiencia por presentarse sin corbata en un juicio o reprochar a la madre de una de las víctimas del atentado de la T-4 sus titubeos hacia el fiscal. Considerado por sus compañeros como un buen jurista, Alfonso Guevara ha tenido algunas actuaciones polémicas, como la excarcelación del etarra Antton Troitiño seís años antes de que cumpliera su pena. Su sección ordenó su detención días después, pero el terrorista ya había huido.

TERESA PALACIOS

La juez del ‘caso Gescartera’

Si sus compañeros saltan a los medios por asuntos de terrorismo, Teresa Palacios (APM) lo hizo por su trabajo en importantes casos económicos. Mientras ocupó el juzgado Central 3 de la Audiencia imputó al presidente del Santander, Emilio Botín, en el caso de las cesiones de crédito que acabó con su absolución al dictaminar el Supremo que la acusación popular no podía impulsar el caso sin el apoyo del fiscal. También fue la instructora del caso Gescartera, el fraude de la agencia de valores que afectó a varios cargos del PP. Ahora forma parte de la sección cuarta de la Audiencia.

ÁNGEL HURTADO

El tapado discreto

Es extremeño, como el presidente de la Audiencia, Ángel Juanes, y este no oculta su cariño personal por él. Por ello y por los conflictos de Juanes con Gómez Bermúdez, algunos lo sitúan entre los mejor colocados para acceder a la presidencia de la Sala Penal. Ángel Hurtado, magistrado de la sección segunda, es considerado un hombre aplicado y discreto entre sus compañeros. Formó parte del tribunal que ordenó archivar el caso de la muerte del cámara de Telecinco José Couso, aunque el Supremo obligó después a reabrirlo. También del encargado de revisar la investigación del caso Faisán.

JUAN PABLO GONZÁLEZ

Conservador y antinacionalista

La trayectoria de Juan Pablo González (APM) pivota en torno al País Vasco. Mientras era decano de Bilbao, fue seleccionado por el PP para formar parte del Poder Judicial. Desde allí protagonizó severos altercados con el PNV, como cuando acusó al gobierno de Ibarretxe de actuar “en connivencia con ETA” o en su batalla porque la bandera española ondeara en todos los edificios judiciales de esa comunidad. González ya ha sufrido un fracaso con los miembros actuales del Consejo. En 2010 perdió la carrera a la presidencia de la Audiencia de Gipuzkoa frente a Iñaki Subijana (JpD).