El congreso del PSOE arranca sin un claro favorito para ganarlo

Los candidatos llegan al congreso con incertidumbre sobre su cifra de apoyos Rubalcaba y Chacón se afanan por el voto oculto

Atribución de delegados del PSOE según los propios candidatos
Atribución de delegados del PSOE según los propios candidatos

A medida que se acerca la votación para elegir al líder del PSOE, mañana a partir del mediodía, los equipos de los dos aspirantes cuentan y recuentan los posibles apoyos, federación a federación. Los números les salen a los dos; ambos ganan. Y como eso es imposible, en las dos candidaturas se reconoce que los informantes en cada federación no tienen los datos del todo ajustados, porque un porcentaje de delegados no dice realmente lo que va a votar.

Ambos equipos han decidido, en consecuencia, apretar el acelerador, y lo que les parecía innecesario hace una semana ahora no sobra. Por ejemplo, los contactos personales que empezaron ayer en Sevilla, continuarán hoy todo el día y seguirán hasta que se abran las urnas mañana.

No es casualidad que ayer el secretario general de los socialistas gallegos, Pachi Vázquez, declarara a este periódico de manera abierta su decisión de votar a Rubalcaba. Hasta el día anterior no lo había considerado necesario. “Una amplia mayoría de los delegados de Galicia está con Rubalcaba y yo estoy en sintonía con esa mayoría”, aclaró.

Algunos militantes han avisado de que no votarán lo que se les supone

Desde Galicia se apuesta por que a Rubalcaba le voten 38 delegados y que 16 sean para Chacón. Esa proporción se parece bastante a la que calcula el equipo del exministro y se queda corta para la exministra, que cree disponer de 23 o 24 delegados.

En las organizaciones de toda la cornisa cantábrica se considera exagerado que las miradas se hayan puesto en Andalucía como federación determinante de lo que ocurra en el congreso. Este deseo de relativizar su influencia decisiva es coincidente en los delegados que apoyan a Rubalcaba, y con más fuerza desde la división de los delegados andaluces entre ambos aspirantes.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Pero no debe dar igual cuando al pronunciamiento de los secretarios generales de cinco provincias andaluzas a favor de Chacón ha seguido el pronunciamiento del resto a favor de Rubalcaba. “Ya se sabía que Susana Díaz estaba a favor y haciendo campaña por Chacón”, dicen en la candidatura de Rubalcaba después de conocer que la secretaria de Organización de los socialistas andaluces, y mano derecha del presidente de Andalucía, José Antonio Griñán, aguardara hasta pocas horas antes del congreso para decir que está con Chacón.

Pachi Vázquez, líder de los socialistas gallegos, se decanta por Rubalcaba

“Si Andalucía se decanta por Chacón, Rubalcaba tiene que hacer un sprint muy duro”, reconoce un dirigente favorable al exministro. Pero su equipo no admite que Chacón vaya por delante y trata de convencer de que la eventual ventaja de Chacón en el sur la compensa Rubalcaba con Asturias, donde puede lograr 32 o 34 de los 45 delegados.

En la candidatura de Chacón se exhibe la mayoría que dice tener en Cataluña, sin duda; en Andalucía, Valencia y Madrid. Estas federaciones suman 501 votos de los 956 que componen el cuerpo electoral de este 38º Congreso Federal del PSOE. Y Rubalcaba partía con la desventaja inicial de que su contrincante tenía de partida el casi centenar de votos del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC). En cambio, no se esperaban en la candidatura del exvicepresidente que los socialistas de la Comunidad Valenciana se volcaran con Chacón, ni tampoco que se decantaran por ella buena parte de los delegados gallegos, que consideraban afines a Rubalcaba.

No se había observado con expectación el congresillo de Extremadura en la creencia de que la inmensa mayoría de los 49 delegados, encabezados por Guillermo Fernández-Vara, respaldaba a Rubalcaba. Desde la candidatura de Chacón se apuesta por que 19 le apoyarán a ella y 30 a su rival. Esa cifra les parece imposible a quienes apoyan a Rubalcaba pero interlocutores no alienados advierten de que “hay voto oculto”. Y no solo en Extremadura sino también en otras federaciones. Delegados de distintas federaciones no dudan en reconocer que les han llegado avisos de compañeros de que no van a votar en el sentido que se les presume.

En este contexto se comprende el nerviosismo de las dos candidaturas porque juegan con el factor de ocultación del voto y con la difícil adscripción de casi un centenar de delegados en el conjunto de España.

A Rubalcaba se le preguntó ayer en un acto con mujeres socialistas si tendrá a una mujer como número dos del partido si gana. Respondió que no era momento de hablar del equipo pero añadió, con mucha intención, que no le disgusta ese planteamiento. También para Patxi López, secretario general de los socialistas vascos y lehendakari, tuvo palabras de pleno reconocimiento: “Todo el mundo sabe mi historia de amor político con Patxi López, al que siempre escucho y atiendo”. López es candidato muy probable a estar en la nueva ejecutiva federal.

La composición de la ejecutiva empieza a negociarse tras la elección del secretario general y su votación se realiza el domingo. Así, el líder tiene toda la tarde y noche del sábado para negociar. Cualquiera que sea el ganador, hablará con los secretarios generales de todas las federaciones para formar su equipo.

Pero antes tienen que ganarse el liderazgo y a ese respecto ambos dan gran importancia a sus intervenciones previas a la votación. La forma y el fondo son relevantes para atraer a los indecisos y conseguir cambios de opinión. Los dos han empezado ya a redactar sus discursos.

Sobre la firma

Anabel Díez

Es informadora política y parlamentaria en EL PAÍS desde hace tres décadas, con un paso previo en Radio El País. Es premio Carandell y Josefina Carabias a la cronista parlamentaria que otorgan el Senado y el Congreso, respectivamente. Es presidenta de Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS