Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba logra el apoyo de más dirigentes históricos que Chacón

José Bono respalda al candidato y Fernández de la Vega a la exministra

El equipo del aspirante no descarta algún gesto de Felipe González

Rubalcaba logra el apoyo de más dirigentes históricos que Chacón Ampliar foto

Prácticamente ninguno de los dirigentes históricos del PSOE estará entre los 956 delegados que votarán en el congreso del partido entre Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón, pero tienen influencia suficiente en el partido como para que los candidatos busquen su respaldo público. La mayoría apoya a alguno de los dos candidatos y se lo ha hecho llegar en privado, pero, por distintos motivos, no lo ha hecho público, ni tiene previsto hacerlo.

Para los partidarios de Rubalcaba, el acervo histórico del PSOE, el grupo de los veteranos que da solidez al partido, está con su candidato. Para los de Chacón, ese respaldo demuestra, precisamente, que la renovación es ella, frente al pasado. Para los de Rubalcaba, el zapaterismo que ha dirigido el partido en los últimos años está con su oponente. Para los de Chacón, es el felipismo,ya superado, el que apoya a su rival.

En el lado de Chacón están dirigentes y altos cargos recientes que acompañaron a José Luis Rodríguez Zapatero en su ascenso, como los exministros Juan Fernando López Aguilar, Leire Pajín, Miguel Ángel Moratinos y José Andrés Torres Mora, su exjefe de gabinete. Con Rubalcaba, con esas características, están Jesús Caldera y Trinidad Jiménez.

De los presidentes autonómicos en activo, Patxi López se ha pronunciado a favor del candidato. Y José Antonio Griñán no lo ha hecho expresamente, pero los dos equipos dan por hecho que prefiere a Chacón. Con ella está abiertamente José María Barreda, expresidente de Castilla-La Mancha y aún líder del partido en esa comunidad. Del madrileño Tomás Gómez se sospecha idéntica posición, aunque no haya pronunciamiento público, entre otras cosas porque fue muy sonoro su enfrentamiento con Rubalcaba hace poco más de un año, cuando Gómez tuvo que batirse en primarias en Madrid contra Trinidad Jiménez.

Javier Solana es de los pocos que han mostrado apoyo público a Rubalcaba, aunque sea con la concisión que exige Twitter. Es una de las personalidades con mayor prestigio y peso en el PSOE.

Las formas de expresar apoyo a uno u otro candidato son variadas. El exministro de Educación José María Maravall lo hizo con su presencia en el acto de presentación de Rubalcaba; Txiki Benegas y Ramón Jáuregui, con su activa presencia en el equipo del candidato; José Borrell, con su presencia en un acto de apoyo a Chacón que servía para romper su silencio y alejamiento de la política española; Francisco Caamaño, con una prolífica publicación de artículos de respaldo a la aspirante, y Manuel Marín, dejándose ver en Olula del Río (Almería), donde la exministra de Defensa presentó su candidatura. Otros históricos evitan pronunciarse públicamente, pero han trasladado a los oponentes sus posiciones y no tienen inconveniente en que los respectivos equipos den por hecho el respaldo. Por ejemplo, José Bono: fuentes próximas a él aseguran que apoya a Rubalcaba por su rechazo al “catalanismo excluyente” y por las nefastas consecuencias que, creen, tendría para el PSOE una victoria de Chacón. Pero no lo dirá en público.

Tampoco se pronuncia públicamente Joaquín Almunia por su cargo de comisario europeo, pero el equipo de Rubalcaba considera que está con él por su trayectoria siempre coincidente con la del aspirante. Algo parecido ocurre con Manuel Chaves, que como presidente aún del PSOE evita pronunciarse, pero que es reconocido como un puntal de Rubalcaba.

Alfonso Guerra no se ha decantado, pero fuentes próximas a Rubalcaba aseguran que su “entorno más reconocible” está con ellos, y recuerdan sus declaraciones sobre la “señorita Chacón”.

Felipe González, el dirigente histórico con mayor peso en la organización, tampoco se ha pronunciado, pero fuentes próximas a Rubalcaba no descartan que pueda hacerlo a su favor antes del congreso. Los dos equipos dan por hecho que Teresa Fernández de la Vega podría estar en algún acto de apoyo a Chacón, tras haberla respaldado abiertamente por la afinidad entre ambas y por su enfrentamiento en los últimos años con Rubalcaba. Ayer confirmó esas preferencias en Público.

El candidato exhibe el apoyo de mujeres como Micaela Navarro, consejera andaluza. De los jóvenes con peso, no se pronunciará Eduardo Madina, porque como miembro de la Ejecutiva considera que no debe romper la neutralidad. El equipo de Chacón le sitúa más próximo a la candidata, pero el apoyo del PSE, con Patxi López a la cabeza, a Rubalcaba y su voluntad de mantener su carrera gane quien gane le mantienen neutral y en silencio.

Zapatero tampoco puede romper su neutralidad y, por eso, hizo desmentir ayer un apoyo a Chacón del que la candidata dice no tener constancia, pero que ha rebrotado el recelo entre los seguidores de Rubalcaba. Todo partió de una cena reciente del secretario general con Chacón y su marido, Miguel Barroso. Y también de comprobar para qué candidata trabajan ahora personas del entorno de Zapatero en La Moncloa.

Más información