Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS

Cuestión de líderes

Los que hablan en el PSOE de debate de ideas admiten que hay poco margen

El PSOE necesita un buen debate interno, una interesante renovación y actualización de ideas, una apertura real y verdadera de su organización, eso que llamamos aparato, y una conexión más moderna de sus mensajes y discursos con algunas capas sociales y generacionales relegadas de sus preocupaciones en los últimos años. Y algunas cosas más. Seguro. Pero lo que el PSOE precisa cuanto antes es un liderazgo claro y creíble. Lo admiten todos los dirigentes socialistas de cualquier sector. Eso sí, más en privado que en público. En público lo que dicen es que hace falta resolver y revisar su proyecto antes que enzarzarse en una disputa de nombres, que ven como algo accesorio. Pero no es verdad.

 El último liderazgo fuerte del PSOE, el de José Luis Rodríguez Zapatero de estos 10 años, fue fumigado por la crisis y por sus propios errores, y los resultados electorales no han dejado aflorar uno nuevo. El PSOE no dispone ahora de un referente que aglutine y lleve las riendas de toda esa enorme organización, que pese a sus malos resultados sigue siendo clave para el futuro de España en momentos tan críticos.

Porque tienen razón los que mantienen en el entorno de Alfredo Pérez Rubalcaba que el último programa electoral, con el que concurrió a la cita del 20-N, ya llevaba muchas ideas nuevas y algunos giros significativos (más de izquierdas) que las políticas ejecutadas y supervisadas del último Gobierno Zapatero. Y es que, además, los responsables de esos revisados argumentos no han llegado de fuera del partido y algunos formaron parte hasta el final del anterior Ejecutivo. El caso más palmario es precisamente el de la coordinadora del programa electoral de Rubalcaba, Cristina Narbona, transmutada ahora como ideóloga de la plataforma que impulsa a Carme Chacón. Narbona fue la pasada primavera una de las que más animó en secreto la candidatura frustrada entonces de la exministra de Defensa.

El margen de maniobra de las ideas, además, resulta muy escaso. En ese ámbito ideológico y en otros, por desgracia. EL PAÍS ha publicado en apenas tres semanas, tanto en la edición escrita como en la web Politica un total de 25 artículos y documentos de reflexiones sobre el debate actual en el PSOE. De uno y otro bando. Han resultado bastante intercambiables. Abundantes en generalidades. Algunos de sus autores explican, también en privado, que a estas alturas les resulta muy difícil desmarcarse unos de los otros en el plano de las nuevas referencias porque no existen en el mercado. Y porque aceptan que esto, ahora, es una pugna por saber qué líder tiene más empuje, ganas, solidez y credibilidad para conducir la travesía del desierto.