Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba defiende "un PSOE unido que diga lo mismo en todas partes"

El caEl candidato piude el voto para liderar el partido porque tiene "fuerza, ganas e ilusión"

"Yo no tengo adversarios en el partido, solo tengo compañeros", asegura

Alfredo Pérez Rubalcaba ya es en la práctica candidato a la secretaría general del PSOE: de momento, el primero. Anoche oficializó su candidatura, ante más de 800 militantes socialistas en la sede de UGT de Madrid, con un discurso de cambio y renovación profunda pero sin perder los fundamentos de la socialdemocracia clásica. Durante algo más de una hora, el exministro esbozó las líneas de su proyecto político claramente reformista tanto con la política como en el funcionamiento del partido.

“Yo no tengo adversarios en el partido, son compañeros”

En presencia de los que le van a votar y algunos que ya sabe que no lo harán, como él mismo se encargó de reseñar sonriente al fijar la mirada en algunos de los asistentes, declaró su aspiración de ser secretario general del PSOE porque tiene “ideas, fuerza e ilusión” para esta tarea. Y ha llegado a esta conclusión después de reflexionar durante varias semanas, desde la noche de la debacle electoral, si tenía estos ingredientes para aspirar a este reto. “Esa ilusión la quiero convertir en un sentimiento colectivo”, dijo tras atribuirse también “capacidad de oír y de crear equipos”.

Entre los asistentes hubo dirigentes claramente próximos a Chacón

El PSOE como partido de gobierno fue una referencia constante de Rubalcaba. Y tuvo mucho éxito. La razón de ser de ese partido político entronca con su “capacidad de hacer políticas que transformen la sociedad”, y para recuperar lo antes posible el poder tienen que trabajar los socialistas. Si gana la secretaría general, Rubalcaba se compromete a contribuir a que el PSOE vuelva a ser “un partido de mayorías”, que represente a los que más sufren pero también a otros muchos millones de españoles que están en las clases medias. El partido que se propone impulsar debe ser “intergeneracional”, porque a diferencia de lo que pueda pensarse, Rubalcaba dijo al auditorio de compañeros de partido y de la UGT “que las personas mayores han dejado de votar al PSOE”.

La organización que quiere tiene que ser “un partido nacional que vertebre España, que no tiene que ver con una revisión del Estado autonómico”, aclaró de inmediato. Sobre esta última alusión se extendió un poco más a sabiendas de que su reflexión puede ser polémica en algunas comunidades como Cataluña. “Los socialistas tenemos que ser capaces de decir lo mismo en todas las comunidades y, compañeros, reconozcamos que últimamente se nos ha olvidado”. Para algunos sectores del PSOE, además de por la gestión de la crisis, la diversidad de mensajes en las autonomías ha contribuido al desapego de muchos ciudadanos.

En un discurso como es habitual en Rubalcaba, sin leer pero muy estructurado por la ayuda de unas notas, marcó sus reglas de juego para la competición en la que sin duda entrará cuando haya más candidatos. “Yo no tengo adversarios dentro del partido, son compañeros”. Ahora bien, respetará absolutamente a las personas pero dejó claro que combatirá o rechazará las propuestas que no le parezcan bien. Sin mencionar a nadie, entró desde este primer momento de su candidatura en disentir del proyecto que encarna Carme Chacón a través de la plataforma Mucho PSOE por hacer, que propugna como prioridad para el congreso de los socialistas el debate de las ideas. “No nos equivoquemos y nos enfrasquemos en tratar de cambiar la socialdemocracia cuando no han sido sus políticas las que han traído la crisis”, dijo.

El cambio en el funcionamiento del partido será también objeto de intenso debate en el congreso del partido, en febrero. Chacón, anteanoche, y Rubalcaba, ayer, abogaron por las elecciones primarias abiertas, con militantes y simpatizantes, para elegir al candidato a la presidencia del Gobierno. También estar abiertos a las redes sociales. Sin duda pensaba en el movimiento Bases en Red, reunidos estos días en Jun (Granada). Mucha renovación sí, pero Rubalcaba dio una de cal y otra de arena. “Somos un partido no un movimiento social; un partido reconocible con políticas pensadas para gobernar”, aclaró. Y un partido que ahora está en la oposición, que debe ser “útil, firme y beligerante”. Así lo hizo Zapatero, al que Rubalcaba invocó para este asunto y también para elogiar su actitud cuando en su congreso contó con los que no le habían apoyado.

ANABEL DÍEZ

Madrid

Alfredo Pérez Rubalcaba, en la sede central de UGT donde ayer presentó su candidatura a liderar el PSOE. / juanjo martín (efe)