Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ‘caja B’ de Orange Market refleja un pago a Crespo para saldar trajes

El juicio a Camps saca a la luz la contabilidad oculta de la trama Gürtel

Los regalos de la trama incluían un bolso de Loewe para la esposa del expresidente

Cándido Herrero, de Orange Market, a su llegada al juicio.

Se esperaba que el encargado de los pagos de Orange Market, Cándido Herrero, declarara ayer que nunca pagó prendas al expresidente de la Generalitat Francisco Camps y al ex secretario general del PP valenciano Ricardo Costa y, como empleado de una de las empresas del grupo Correa, plasmara un testimonio favorable para los acusados. Sin embargo, su declaración ante el jurado, tapada por su amnesia parcial y su derecho a no contestar a algunas preguntas al estar imputado en el grueso del caso Gürtel, no fue tan clara.

Herrero afirmó que nunca pagó prendas a los acusados pero, tras ser insistido por las acusaciones, admitió que no sabía con certeza si lo hicieron su “jefe”, Álvaro Pérez, El Bigotes, o Pablo Crespo, número dos de la trama. “No sé qué hacen con su vida”, declaró.

Cándido Herrero sí dejó claro que había operaciones en Orange Market de las que no se enteraba y en las que, aunque participara, solo lo hacía porque así se lo mandaba “su jefe”. No pudo explicar una anotación encontrada durante el registro al despacho de Ramón Blanco, asesor fiscal del cabecilla de la trama, Francisco Correa. La anotación se incluía en un documento titulado “caja B Orange”, y en ella se hacía constar una entrega de dinero a Pablo Crespo. “Ent a P. Crespo p/Pago en Milano”, indica el apunte junto a una cantidad, 4.825 euros. La fecha de esa entrega, enero de 2007, coincide con el pago de una de las deudas apuntadas por los encargos realizados a nombre de Camps en Milano, que posteriormente se registró bajo el epígrafe Comunidad Valenciana.

La fiscal preguntó a Herrero si Orange Market había hecho regalos a Camps y Costa. Herrero dijo que no. La fiscal le mostró un archivo informático intervenido por la policía en la sede de su empresa. “Usted se encargaba de pagar a los proveedores. ¿Recuerda este archivo? ¿Ve que pone regalos de Navidad? ¿Ve que en la parte inferior pone?: maletas para los hijos de Francisco Camps; una maleta de Loewe para Ricardo Costa, de 1.130 euros. Y un bolso de Loewe para Isabel Bas, la esposa del presidente Camps?”. “Esta hoja no la he hecho yo, y me da la sensación de que es anterior a la época en que yo empecé a trabajar en Orange Market. Es el tipo de hoja que se usaba para todos los actos”, respondió el testigo.

Herrero negó que, como han declarado varios testigos, diera instrucciones a Forever Young para alterar los conceptos de las facturas que incluían supuestamente trajes para Camps y Costa poniendo en su lugar otros productos, como metros de tela y uniformes, que la tienda de Madrid no comercializaba. Y responsabilizó en todo caso al sastre José Tomás de las irregularidades en la facturación. La fiscal solicitó entonces poner una grabación intervenida por la policía al propio Herrero y a Pablo Crespo en la que se escuchó lo siguiente:

—Oye Cándido, llama a Tomás de Forever porque hay unos 2.500 [euros] o algo así que te va a facturar.

—Sí.

—Dale tú el concepto.

—Vale.

—Son cosas de Paco y mías.