Andalucía será clave en la disputa de Chacón y Rubalcaba por liderar el PSOE

La federación de Griñán, que no se define, lleva el 25% de delegados al congreso

“El congreso de la refundación no se resolverá con una elección por aplastamiento. En el mejor de los casos, el candidato saldrá con un 60% y su adversario obtendrá un 40%. Y en esas circunstancias, Andalucía será clave”. Es el resumen de un destacado dirigente socialista que ha vivido muy de cerca los últimos congresos del partido. Todos, incluyendo los candidatos que aún no se han postulado oficialmente, coinciden en el diagnóstico. Hay cuatro federaciones (Andalucía, Comunidad Valenciana, Cataluña y Madrid) que suman el 60% de los delegados. Lo que sigue es un diagnóstico de la situación en esos territorios.

» Andalucía: ocho batallas provinciales. En Andalucía, la posición del presidente José Antonio Griñán, si se define, no será suficiente para saber a quién apoyarán los delegados en el congreso del PSOE pues no controla todas las provincias. La secretaria de Organización, Susana Díaz, ha ordenado que ningún miembro de la ejecutiva se adhiera a las plataformas de los candidatos o los manifiestos para que no se interprete que la dirección está detrás y porque antes se deben pronunciar las asambleas provinciales. Por ahora, Griñán se mantiene al margen. Sobre el manifiesto Mucho PSOE por hacer únicamente dijo que no lo compartía al cien por cien. Su número dos, Mar Moreno, no ha puesto su firma en ningún documento pero es conocida su preferencia por Chacón.

» La renovación de Madrid. El Partido Socialista de Madrid (PSM) se encuentra muy dividido en sus preferencias. El secretario general de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, aún no se ha definido a favor de Chacón aunque todo el mundo le sitúa en ese bando. Gómez defiende la renovación del partido aunque en su entorno descartan que esté dispuesto a presentar una candidatura alternativa. Él juega con la duda.

Gómez ya ha comenzado a dar instrucciones a sus secretarios generales locales para que logren el mayor número de delegados de cara al congreso federal. Su ejecutiva regional está dividida. Algo menos de la mitad manifiesta un rechazo creciente hacía Gómez y, por tanto, un apoyo a Rubalcaba.

Es probable que Gómez consiga algo más de apoyo en el congreso regional que se celebrará la tercera semana de enero para elegir a los delegados que representarán al PSM en el congreso federal. Todas las cábalas saltarán por los aires si finalmente se presenta otro candidato.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

» Equidistancia catalana para no dañar a Chacón. Los socialistas catalanes, recién salidos de un congreso que ha renovado la dirección, evitarán dar la imagen del “todos a uno” con Chacón. Si bien la exministra, militante del PSC, es su candidata favorita para liderar el PSOE, los socialistas catalanes rechazan convertir el proceso de elección en una guerra entre federaciones. Saben que saldrían perdiendo, tanto ellos como la candidata. Con un centenar de delegados, el PSC ocupa el tercer puesto en votos en el congreso.

El temor de los socialistas catalanes con Chacón es que una posible derrota de la candidata acabe arrastrando al partido hacia posiciones de irrelevancia política dentro del PSOE. Además, la figura de Rubalcaba despierta importantes simpatías tanto en las bases como en sectores de los cuadros del PSC, recuerdan varias fuentes del partido.

» La división en Valencia. En la segunda federación más importante por número de delegados, los críticos con la dirección apoyan a Chacón mientras los partidarios del actual secretario general, Jorge Alarte, esperan a que Rubalcaba anuncie su candidatura. Algunos, como el que fue cabeza de lista por Castellón, Joaquim Puig, se han sumado al manifiesto promovido en torno a Chacón. Puig asegura que el PSOE “tiene que solventar un viejo problema de herencia con la Comunidad Valenciana”.

Una opinión que no difiere mucho de la de Alarte, quien, sin embargo, ha evitado y evitará inclinarse en la pugna para dirigir el PSOE, salvo que se aclaren mucho las posturas. “Quien quiera ser secretario general o secretaria general del PSOE tiene que decirlo ya a las claras”, ha señalado Alarte.

Mientras la secretaria de Organización del PSPV-PSOE, Elena Martín, y otros afiliados de Alicante próximos a Leire Pajín se han sumado al manifiesto Mucho PSOE por hacer, la que fue cabeza de lista por Valencia, Inmaculada Rodríguez Piñero, expresó durante la campaña su preferencia por Rubalcaba.

» Galicia piensa en su congreso. En Galicia, los socialistas se mantienen de momento al margen de la carrera por la secretaría general del PSOE, enfrascados y divididos como están en torno al cónclave que el PSdeG celebrará apenas un mes más tarde que el federal. En el partido se da por descontado el respaldo de Pachi Vázquez a Rubalcaba. Con él está José Blanco. Otro de los referentes del PSdeG es el exministro Francisco Caamaño, firmante del manifiesto de la plataforma de Chacón. Su apoyo, ya implícito cuando la extitular de Defensa amagó con enfrentarse a Rubalcaba en unas primarias, le alejó de Blanco y estuvo a punto de costarle el primer puesto de la lista de A Coruña en las últimas generales.

» En Euskadi, Rubalcaba de entrada. Los socialistas vascos proyectarán una imagen de apoyo mayoritario hacia Alfredo Pérez Rubalcaba. La excepción vendrá de la mano de varios delegados alaveses, partidarios de “nuevos vientos” en el partido. Eso sí, el criterio dominante es que “no ha habido tiempo para el debate de las ideas, que se ha hecho con demasiadas prisas”, como subraya uno de sus principales dirigentes. Patxi López y el núcleo duro del aparato del PSE, controlado por el consejero vasco de Interior, Rodolfo Ares, son fieles partidarios de Rubalcaba. La opción de Carme Chacón se reduce, de momento, a Javier Rojo, muy crítico con la actual dirección porque entiende que no se le ha tenido en cuenta, y a pronunciamientos particulares sin especial significación dentro del partido.

Con todo, la adhesión a Rubalcaba esconde una inquietud por las repercusiones de una posible derrota, una situación similar a la ya vivida con motivo de la elección de Zapatero como secretario general, cuando su candidato había sido José Bono.

Mientras, entre las distintas sensibilidades consultadas se descarta la irrupción de una “tercera vía” para liderar el partido. A esta conclusión llegan tras advertir de que “no hay tiempo suficiente para un planteamiento sólido” y “tampoco se ven candidatos posibles para convertirse en una alternativa”, admite una de las personas más identificadas con Carme Chacón.

Información elaborada por Isabel Pedrote, Jesús Sérvulo, Miquel Noguer, Adolf Beltrán, Juan Mari Gastaca y Pablo López.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS