Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El propietario de Forever Young afirma que nadie pagó los trajes de Camps

Hinojosa admite que hay encargos pero dice que no prueba que las prendas se recogieran

Ampliar foto
Eduardo Hinojosa, dueño de la tienda Forever Young. EFE

El dueño de la tienda de los trajes exculpa a Camps entre contradicciones Eduardo Hinojosa asegura que nadie pagó las prendas del expresidente valenciano y señala a José Tomás como urdidor de la trama

Eduardo Hinojosa, propietario de Forever Young, una de las dos tiendas que presuntamente servían los trajes y otras prendas con las que la trama Gürtel obsequiaba a cargos valencianos, prestó ayer la declaración más favorable a Francisco Camps desde que empezó el juicio contra el expresidente valenciano. Hinojosa aseguró que no le constaba que a Camps le hubieran regalado ropa. “Me dijeron que venía a vestirse, pero no que lo pagaran otros”, dijo, y expresó dudas sobre que la referencia a “nuevo cliente Camps” que aparece en un tique de compra aluda a Francisco Camps.

Hinojosa también exculpó al otro acusado, Ricardo Costa: “No existe ningún encargo a nombre de Costa en toda la historia de nuestra tienda”, declaró.

El propietario de la tienda señaló al sastre José Tomás como urdidor de una trama de facturas falsas para beneficiar a empresas de la red Gürtel, aunque no acertó a explicar porqué querría el sastre implicar a los dirigentes valencianos. “Debe ser algo personal”, fue lo único que apuntó. Así, insistió en que él cree que José Tomás hacía “un favor” a las empresas “regalándoles” facturas falsas, con el fin de que se las desgravaran en Hacienda. Hinojosa, que está enfrentado judicialmente en otras causas con el sastre, tampoco llegó a ser rotundo sobre su consideración de si dichas facturas eran realmente falsas o únicamente tenían conceptos alterados, es decir, cambiada la referencia de las ventas reales de trajes, pantalones y otras prendas por la de telas y uniformes, tal como declararon varios testigos.

Pese a las mil vueltas que se les dio a los documentos que él mismo ha aportado a lo largo de estos casi tres años al juzgado, Eduardo Hinojosa no fue muy clarificador en su testimonio. Cuando sí resultó rotundo fue al negar haber dado instrucciones para que el informático del establecimiento, Francisco Ferre, manipulara la base de datos con el fin de encubrir el supuesto delito de Camps.

Las contradicciones en el testimonio de Hinojosa quedaron más patentes durante el interrogatorio de las acusaciones, celebrado en la tarde del jueves. La primera pregunta de la fiscal fue si había facilitado información a alguna de las partes de la causa de los trajes, que es la que se está juzgando. La respuesta fue contundente: “Sí”. Y cuando la fiscal le preguntó a quién y cómo, respondió que a Francisco Camps, a través de su abogado y porque se la había pedido. La primera pregunta del abogado de la acusación popular, tres horas después, fue la misma pero la respuesta fue “no”. Al ser inquirido por el cambio, respondió con un “pregúntele a mi abogado”.

Lo que no tuvo reparos en reconocer el propietario de la tienda fueron sus dos encuentros con el exministro de Defensa, Federico Trillo, al que se atribuye haber marcado la tan criticada línea defensa política del expresidente valenciano. Eduardo Hinojosa contó que la primera fue, a instancias del propio Trillo, cuando acudió a preguntarle por las revelaciones del sastre José Tomás sobre los regalos a Camps. La segunda, según explicó, cuando este fue “desimputado”, es decir, cuando el Tribunal Superior de Justicia de Valencia archivó la causa que posteriormente reabrió el Supremo. Fue cuando, tal como explicó el testigo, le “dio un abrazo”.

Más información