Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP limita el alcance de la comisión sobre Emarsa desde su aprobación

Los conservadores rechazan una comisión sobre el saqueo de la depuradora

Ampliar foto
La diputada autonómica socialista, Carmen Martínez.

Al PP no le parece que deba investigarse el papel de la Generalitat en el funcionamiento de Emarsa, la empresa de depuración de aguas del área metropolitana de Valencia en la que se pagaron servicios no prestados, obras no realizadas y facturas que no correspondían a los materiales suministrados. Por eso ayer rechazó votar la propuesta de creación de una comisión de investigación sobre su saqueo que habían presentado los socialistas y aprobó otra que había presentado el propio Grupo Parlamentario Popular cuando el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, se comprometió a crearla tras declararse “avergonzado” por el escándalo. El resto de grupos apoyaron tanto una iniciativa como la otra y arremetieron contra los populares.

Limitar el alcance de la investigación fue el sentido de la intervención del popular Rafael Maluenda, que descartó votar la iniciativa socialista porque pedía investigar los gastos liquidados por la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales (Epsar), que es una empresa de la Generalitat, destinados a la gestión de Emarsa desde el año 2003. Maluenda consideró que afirmar que es imposible investigar Emarsa sin investigar a la Epsar sería “como si dijéramos que es imposible investigar a la CAM sin investigar al Banco de España”.

La socialista Carmen Martínez, que calificó el de Emarsa como “uno de los principales casos de corrupción de la historia de la democracia valenciana”, reclamó que la comisión “no sea un paripé”.

En el caso Emarsa, que investiga el titular del juzgado de Instrucción número 15 de Valencia, hay 18 imputados, entre ellos el alcalde de Manises y vicepresidente de la Diputación de Valencia, Enrique Crespo, así como otra medida docena de cargos del PP. El agujero económico puede alcanzar los 40 millones de euros.

“Queremos una investigación urgente”, dijo Carmen Martínez, que se opuso a que se espere al próximo periodo de sesiones, en febrero, para ponerla en marcha. La diputada, que es alcaldesa de Quart de Poblet y secretaria segunda de la Mesa de las Cortes, y que será la portavoz socialista en la comisión, reveló ante el hemiciclo que la Epsar transfirió a Emarsa 123 millones de euros en base a lo que calificó como “dos convenios fantasma”, sin ningún tipo de control. Martínez citó a Enrique Crespo, Esteban Cuesta y otros imputados vinculados al PP, pero añadió: “Hay responsables políticos en muchos ámbitos”.

Emarsa, empresa pública controlada desde la estructura del PP de Valencia, que encabeza la alcaldesa, Rita Barberá, fue financiada por parte de la Generalitat generosamente, hasta el extremo de que se triplicó la aportación en el periodo que corresponde al fraude bajo investigación judicial. Por ello, Martínez reclamó que comparezcan en la comisión Barberá, como “principal responsable política de la depuradora”, además de los consejeros de Medio Ambiente desde 2003. Si exceptuamos al fallecido José Ramón García Antón, eso haría desfilar por la comisión a dirigentes del PP tan destacados como Esteban González Pons, vicesecretario de Comunicación nacional; Rafael Blasco, actual portavoz en las Cortes, o Juan Cotino, presidente de la Cámara autonómica.

Eso es precisamente lo que los populares quieren evitar a toda costa. “Queremos investigar hasta las últimas consecuencias desde la seriedad y el rigor”, señaló Rafael Maluenda, “pero no convertir la comisión en un circo”. Martínez le respondió: “Para circo, el suyo, con regalos, bolsos y camiones de lodo del portavoz del PP en Albuixec que iban y venían de Requena en 10 minutos”.

La diputada de Compromís Mònica Oltra incidió en las irregularidades protagonizadas por los directivos de Emarsa, con “mariscadas, viajes al Caribe, bolsos de lujo y estancias de hotel con traductoras de rumano”. Oltra dio la vuelta a una frase hecha al aludir a las supuestas traductoras de rumano y dijo, entre carcajadas de los diputados: “De aquellos lodos estos polvos”. La parlamentaria apuntó a Barberá, ausente del hemiciclo, como “responsable principal” y consideró un mal augurio la negativa a investigar a la Epsar. Por su parte, Marga Sanz, portavoz de Esquerra Unida del País Valencià, aseguró que Emarsa es “el paradigma de cómo se entra a saco en una empresa pública”.