Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Grupo Mixto sería el tercero de la Cámara, pero con presencia limitada

Los partidos minoritarios pedirán un aumento de la asignación económica

Ampliar foto

Estar en el Grupo Mixto restringe notablemente la actuación de los partidos que lo componen. No tanto por una cuestión de dinero o de medios materiales como por la limitación en la participación en las actividades de la Cámara. Con los siete diputados de Amaiur, el Grupo Mixto pasaría a ser el tercero del Congreso. Tendría 17 miembros de siete formaciones, a falta de que vuelva a integrarse en él el diputado de Foro de Asturias tras su paso de conveniencia por el Grupo de UPyD. Sería una de las legislaturas (ver gráfico) con más diputados en el Grupo Mixto.

Cada grupo tiene una asignación económica y material con despachos y asistentes, proporcional al número de miembros. Si Amaiur tuviera grupo propio, tendría esa asignación y esos medios materiales. Son 28.600 euros al mes por grupo, más 1.645 por diputado. Los del Grupo Mixto tienen que repartirse los 28.600 y cobra cada diputado los 1.645, pero como ha aumentado su número, pedirán a la Mesa del Congreso que incremente la asignación en proporción a sus miembros; es decir, con un acuerdo del órgano de Gobierno de la Cámara, Amaiur recibiría prácticamente la misma asignación y los mismos medios que si tuviera grupo propio. La diferencia más notable entre tener o no tener grupo propio está en la asignación de tiempos y capacidad de participación en los debates. Cada grupo tiene un representante en la Junta de Portavoces, que es donde se discute la asignación de tiempos o la tramitación de iniciativas. En la Junta hay un portavoz del Mixto, que acude de manera rotatoria, de tal forma que deberían turnarse los siete partidos y no les tocaría casi más que una vez cada periodo de sesiones.

Tener grupo propio da derecho a estar en la Junta de Portavoces

Un miembro del Grupo Mixto explicaba ayer que intentarían pedir al PP que accediera a que pudieran tener excepcionalmente dos representantes en la Junta. Tener grupo propio también da derecho a estar en todas las comisiones de la Cámara, incluida la de secretos oficiales, que es donde el Gobierno da cuenta de los gastos no auditados y de detalles de la lucha antiterrorista, y periódicamente comparece el responsable del CNI. En esa comisión está presente un miembro del Grupo Mixto y podría tocarle a Amaiur. Lo mismo pasa en el resto de las comisiones, donde solo hay un miembro del Grupo Mixto. Amaiur ha dejado claro ya que solo participará en la tramitación de asuntos que afecten al País Vasco, es decir, que si les tocara ser portavoces en alguna comisión y no acudieran, el Grupo Mixto quedaría sin representación.

Otro inconveniente es el de la asignación de los tiempos. En el pleno, en debates como el de investidura del lunes, el Grupo Mixto tiene 20 minutos, ampliables a 30 en el mejor de los casos. Esa media hora debe repartirse entre siete partidos, teniendo en cuenta que, al ser su turno proporcional al número de diputados, Amaiur tendría más tiempo, seguido de ERC, BNG y CC. Los turnos de UPN, Compromís y Geroa Bai quedarían reducidos a poco más de un minuto. Tener grupo propio afecta a los cupos para presentar iniciativas y preguntas al Gobierno en la sesión de control. Cada partido del Mixto podría presentar una pregunta cada dos plenos y ninguna al presidente.