Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESPAÑA Y EL FUTURO DE LA UE

Rajoy recibe el respaldo de EE UU a su plan de reformas y recortes en España

El futuro presidente prepara su estrategia para distanciarse de Italia y de Monti

Se acabaron los previos, y empieza el juego de verdad. Mariano Rajoy arrancó hoy su primera prueba de fuego internacional con un encuentro con el secretario del Tesoro de EEUU, Timothy Geithner, que hizo una escala en Marsella de camino a Italia en su gira europea solo para ver al futuro presidente español en un hotel. Y en apariencia no pudo ir mejor.

Además de trasladarle la felicitación de Barack Obama por su victoria electoral, Geithner, según fuentes de la delegación del PP presentes en la reunión, escuchó de labios de Rajoy sus planes de recortes y reformas, en especial la laboral y la del sistema financiero, y le dijo: “Estoy de acuerdo con su análisis y sus líneas de actuación, eso es lo que hay que hacer”. Con Rajoy estaban su jefe de Gabinete, Jorge Moragas, y el secretario de Economía del PP, Álvaro Nadal.

EE UU está muy preocupado por la crisis europea, que está afectando al crecimiento mundial. Pero pese al buen tono de Geithner, la política de Obama es la opuesta a los recortes europeos. Además defiende una reforma fiscal para subir impuestos a los ricos que Rajoy ni se plantea.

Asunto central de la reunión, y del viaje de Rajoy a Marsella, fue la situación de los bancos españoles. Geithner le explicó su experiencia —EEUU inyectó millones de dólares en sus bancos— y errores y aciertos. No hablaron en concreto del llamado banco malo, según las mismas fuentes. En el PP hay mucha discusión sobre el asunto, que según el Wall Street Journal, que planteaba ayer la posibilidad de que Rajoy lo lleve a cabo, supondría hasta 100.000 millones de euros, un 10% del PIB español, dinero público que serviría para cubrir los activos tóxicos inmobiliarios de la banca.

A Rajoy y a su equipo no le gusta nada la idea, y la ha rechazado en campaña electoral. Él apuesta por más fusiones para intentar mejorar la situación de los bancos. Aún así, todo está abierto. Y esta es una de sus las mayores preocupaciones de Rajoy, según coinciden varios dirigentes. El futuro presidente se ha visto o ha hablado ya con casi todos los banqueros y está muy inquieto. Para eso también necesita el apoyo del BCE, que sigue auxiliando a los bancos con la liquidez que necesitan. Y por eso busca la ayuda de Angele Merkel.

El secretario del Tesoro de EE UU acude a Marsella para ver a Rajoy

El líder del PP aún no gobierna, y no será él sino José Luis Rodríguez Zapatero quien acuda el viernes a representar a España en la cumbre clave de la UE. Sin embargo, ya actúa como un presidente y así lo está haciendo en Marsella, donde la cumbre del PPE le ha servido como excusa perfecta para presentar sus compromisos de recortes para bajar el déficit al 4,4% en 2012.

Rajoy ha llegado a Marsella con un mensaje claro: quiere exhibir que tiene una mayoría absoluta, representa a un miembro fiable del PPE y convencer a todos de que está completamente comprometido con las políticas de austeridad y recortes del déficit. Pero para reforzar esa idea, aparte de insistir en todas las reuniones bilaterales que ha preparado, es clave buscar aliados y preparar estrategias. El líder del PP tiene una muy clara que han desplegado estos días Moragas y Nadal en sus visitas a París y Berlín.

Rajoy quiere separar cuanto antes a España de Italia. Quiere insistir en que nada tienen que ver no solo los datos —los italianos tienen una deuda mucho mayor— sino sobre todo la situación política. Mientras Mario Monti ha hecho un Gobierno de tecnócratas —algo que criticó Rajoy en campaña— sin una mayoría parlamentaria clara y a expensas de los votos de Silvio Berlusconi —que hoy estará en Marsella— el líder del PP exhibe sus 185 diputados como un mandato claro, que sumado a la debilidad de la oposición española, con el PSOE en plena crisis interna, le da mucha fuerza. Tanto ante Merkel como Sarkozy, con quienes se verá mañana, Rajoy exhibirá esa fortaleza política para reclamar que le crean cuando dice que va a hacer los recortes que sean necesarios para llegar al 4,4% de déficit.

La preocupación por el sistema financiero español centró la reunión

El entorno de Rajoy dedicado a estas cuestiones europeas, que se ha desplazado en pleno a Marsella, incluido Moragas, Nadal, José Manuel García Margallo y Miguel Arias Cañete, que suena en las quinielas como posible responsable de Exteriores, está concentrado pues en separar a España de Italia —también en la prima de riesgo hay una brecha a favor de España, aunque no tanto como antes del Gobierno Monti— y en tratar de ofrecer la imagen de España como el socio serio y fiable del sur de Europa. Pero también en buscar complicidades sobre todo con Merkel, la que más puede perjudicar o ayudar a España, según coinciden varios dirigentes. Ése era el sentido de la visita de Moragas y Nadal a Berlín y de la cita de mañana con Merkel.

Con Francia Rajoy también intenta estrechar lazos, y de hecho Sarkozy ya tiene hace tiempo mucha relación con el PP. Sobre todo para intentar trenzar alianzas para suavizar algunas posiciones de Merkel, en especial su rechazo a los eurobonos en los que Rajoy sigue creyendo aunque no cree que se logren a corto plazo. Sin embargo, a la hora de las estrategias, los dirigentes parecen decantarse más por un acercamiento a Alemania no solo porque es el socio más poderoso sino sobre todo porque es el más fiable: si se alcanzan acuerdos con Merkel, ella los cumplirá, creen en el PP, donde no se fían tanto de Francia.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información