Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El primer radar de tramo fulmina las infracciones de velocidad más altas

Otras tres carreteras contarán con el mismo sistema a partir de hoy

Ampliar foto

El balance del primer radar de tramo puesto en marcha en España, en el túnel de Guadarrama (Madrid), en sentido A Coruña, ha dejado las infracciones reducidas a la mínima expresión. Según un informe de la Dirección General de Tráfico (DGT), entre septiembre de 2010 y noviembre de 2011, el porcentaje de vehículos que excedía la velocidad máxima —de 100 kilómetros por hora— se ha reducido de un 11,77% a un 4%. Los excesos más altos, entre 120 y 160 kilómetros por hora, que representaban un 0,37%, se han quedado en un 0,03%; y el tramo de 140 a 160 se ha quedado en el 0%. La velocidad media ha disminuido, además, tres kilómetros por hora.

A partir de hoy, el sistema, que también funciona en Torrox (Málaga) desde diciembre de 2010, comenzará a controlar vehículos en tres nuevos recorridos: en el túnel de Guadarrama en sentido Madrid; en el de Sartego, en dirección A Coruña, y en la circunvalación de Zaragoza. Todos ellos estarán señalizados.

Los conductores que excedan la velocidad permitida en las nuevas carreteras controladas serán sancionados a partir del 9 de enero. Hasta entonces, la DGT les enviará una carta para informarles de que “esa conducta hubiera motivado la tramitación de una multa de hasta 600 euros y la detracción de hasta seis puntos del permiso de conducir”. El radar de Sartego, en pruebas desde el 10 de noviembre, detectó durante los primeros nueve días de funcionamiento que el 35% de los vehículos (13.707) superaron la velocidad máxima.

De acuerdo con un informe de la DGT, estos cinemómetros consiguen “cambios globales en el comportamiento a la hora de conducir” porque, además de la reducción de velocidad, contribuyen a una mayor uniformidad entre las velocidades, de manera que se reducen los atascos y aumenta la fluidez en la carretera. En el caso del túnel de Guadarrama, el número de coches que circulan entre los 80 y los 100 kilómetros por hora ha aumentado de un 81% a un 90%.

Tráfico insiste en que los radares de tramo tienen como principal objetivo aumentar la seguridad en las carreteras, ya que al controlar la velocidad media en un tramo en lugar de en un punto determinado “evitan la frenada de los conductores” cuando ven un radar fijo e impiden que los automovilistas sean multados en un despiste. Los resultados obtenidos en otros países donde se ha instalado el sistema (Austria, Italia, Holanda, Francia y Reino Unido) corroboran estos efectos. “La velocidad excesiva es causa concurrente en uno de cada cuatro siniestros mortales”, subraya Tráfico.