Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España reclama la entrega de 15 militares salvadoreños por la muerte de Ellacuría

Desde el pasado mes de septiembre todos se encuentran en situación de busca y captura por no haber acudido a declarar a la Audiencia Nacional

Ampliar foto
Ignacio Ellacuría, jesuita asesinado en El Salvador.

España solicitó ayer formalmente a El Salvador la entrega de 15 militares de esa nacionalidad sospechosos del asesinato en 1989 del jesuita Ignacio Ellacuría y otros cuatro sacerdotes españoles, así como de tres ciudadanos en el asalto a la Universidad Centro-América de Sana Salvador, con el fin de ser juzgados en la Audiencia Nacional.

Los 15 militares fueron procesados por el juez de la Audiencia Nacional encargado de la causa abierta por el asesinato de los religiosos españoles, que los reclama por delitos de asesinato, terrorismo y crímenes contra la humanidad. Desde el pasado mes de septiembre todos se encuentran en situación de busca y captura por no haber acudido a declarar a la Audiencia Nacional y a que se les notificara su procesamiento por el juez Eloy Velasco.

El Consejo de Ministros, a propuesta del ministro de Justicia, Francisco Caamaño, ha solicitado la extradición de 13 de los militares a las autoridades de El Salvador y de otros dos a los Estados Unidos.

Entre los reclamados están el coronel Guillermo Alfredo Benavides Moreno, director de la Escuela Militar Capitán GeneralGerardo Barrios, quien presuntamente dio la orden de cometer los asesinatos y cinco miembros del batallón Atacatl que los llevó a cabo: el teniente José Ricardo Espinoza Guerra; el subteniente Gonzalo Guevara Cerritos; los sargentos Tomás Zarpate Castillo y Antonio Ramiro Ávalos Vargas, sargento y el cabo Mariano Amaya Grimaldi. La lista del batallón Atlacatl se completa con el comandante Óscar Alberto León Linares.

También se pide la extradición del coronel y viceministro de Defensa Nacional Juan Orlando Zepeda Herrera, y de Francisco Elena Fuentes, jefe de la Primera Brigada de Infantería de las Fuerzas Armadas salvadoreñas.

El resto de los reclamados son Rafael Humberto Larios López, jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas; Juan Rafael Bustillo Toledo, general y comandante de la Fuerza Aérea Salvadoreña; Carlos Mauricio Guzmán Aguilar, coronel de las Fuerzas Armadas salvadoreñas y director de la Dirección Nacional de Inteligencia de El Salvador (DNI); Joaquín Arnoldo Cerna Flores, coronel del ejército y jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas Salvadoreñas

A los Estados Unidos se pide la extradición de Inocente Orlando Montano Morales, coronel del ejército y viceministro de Seguridad Pública de El Salvador y Héctor Ulises Cuenca Ocampo, teniente de las fuerzas armadas salvadoreñas, destacado en la Dirección Nacional de Inteligencia de El Salvador.

Según una nota del Consejo de Ministros, las solicitudes de extradición son un mero trámite de dar curso a lo solicitado por el juez de la Audiencia Nacional.

La decisión de acabar con la vida de Ellacuría y del resto de los jesuitas fue adoptada por un grupo de oficiales de élite denominado LaTandona y ejecutada por el coronel Benavides, al mando de los miembros del batallón Atacatl. Cuando se produjo el asalto a la Universidad, algunos de los sacerdotes, bastante mayores, estaban desarmados y se encontraban en pijama.