Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cebrián: “La política tiene que regular los mercados”

Varios expertos debaten sobre la calidad de la democracia en Caixaforum

Ampliar foto
Gabriel Elorriaga, Josefina Cruz, Antonio Franco, Juan Luis Cebrián y Emilio Ontiveros.

Un periodista y académico, Juan Luis Cebrián; un político del PP y exinspector de Hacienda, Gabriel Elorriaga; una política del PSOE especialista en infraestructuras, Josefina Cruz Villalón, y un catedrático de Economía, Emilio Ontiveros, debatieron ayer en el Caixaforum de Madrid sobre la calidad de la democracia dentro de los diálogos que organiza la Fundación Ernest Lluch con La Caixa. Todos coincidieron en que es muy mejorable y afronta serios problemas, entre los que citaron la falta de regulación de los mercados, la desaparición del liderazgo político, la desproporcionalidad del sistema electoral, el déficit de transparencia de la política y el modelo territorial.

Los políticos pueden y deben regular los mercados, aseguró Cebrián, "pero no tienen la voluntad de hacerlo". Y recordó cómo Zapatero, siendo presidente de turno de la UE, propuso regular los cortos —la compra y venta de acciones de las que uno no es propietario— hasta que Gordon Brown le pidió que no lo hiciera porque perdería las elecciones. Y Zapatero lo retiró. "Hay gente que gana más dinero si quiebra Grecia o España. Y no sabemos quiénes se están enriqueciendo con la quiebra de los Estados. Eso lo pueden regular los Gobiernos. Este problema es de calidad de los políticos, no económico".

Para Ontiveros, "es una locura que puede conducir al suicidio colectivo seguir inmolándose y ofreciendo todo tipo de sacrificios a unos dioses, a unos mercados, que son irracionales. ¿Por qué una economía como la británica, con más deuda, más déficit y más inflación que la española está pagando un tipo de interés por endeudarse del dos y pico mientras nosotros pagamos el siete?".

Hay quien gana dinero si quiebra España. No sabemos quiénes son”, dice el académico

Elorriaga opinó que la democracia se estaba poniendo a prueba en "todo el mundo occidental" y que España tenía un problema añadido de "falta de transparencia de los representantes políticos". Además, opinó, "falla el sistema de democracia interno de los partidos, que se han convertido en organizaciones muy jerarquizadas, sin debate interno y con la ideología externalizada. El debate se hace fuera", en el caso del PP, en su fundación FAES. "Y la normativa de incompatibilidades es un desastre. A la política solo nos dedicamos o funcionarios públicos o gente del partido. En el Parlamento faltan empresarios, trabajadores...".

Cebrián señaló la falta de proporcionalidad del sistema electoral como otro de los grandes problemas: "No puede ser que al PP o al PSOE le cueste 50.000 votos lo que a IU o UPyD les cuesta 120.000", dijo. "La democracia es la regla de la mayoría, pero también el respeto a las minorías. Estoy convencido de que el PP va a reconocer esto. A Zapatero se le olvidó", añadió. El académico insistió en la necesidad de reformar la Constitución para avanzar hacia un modelo federal y en la inutilidad de una institución como el Senado, tal y como está concebida ahora.

Villalón defendió la necesidad de ampliar los debates. "Es más sano que junto al debate estrictamente político en el Congreso, se refuercen otros foros", dijo. "Venimos de una dictadura muy larga. No hemos empatado si quiera en años con el franquismo. Pero soy optimista, estamos avanzando".