Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PAÍS VASCO

Irrumpe Amaiur

La coalición 'abertzale' podrá tener grupo parlamentario propio

Amaiur ha ganado en la recta final la apretada pugna a la que llegaban las cuatro grandes sensibilidades políticas vascas tras la primera campaña y la primera jornada electorales de la historia en Euskadi sin la amenaza de ETA ni incidentes causados por los radicales. La coalición (Bildu más Aralar) se ha impuesto en escaños (siete, contando uno en Navarra), pero ha tenido menos votos que el PNV, que ha logrado cinco actas. La mayoría nacionalista es clara: 11 parlamentarios frente a siete constitucionalistas (PSE y PP).

Con el 100% de los votos escrutados, el partido más votado ha sido el PNV (323.517), seguido por Amaiur (284.528). El PSE ha sido la tercera fuerza política, con 254.105, y el PP la cuarta, con 210.00.

Socialistas, peneuvistas, populares y la izquierda abertzale, que vuelve al Congreso tras 11 años de ausencia, se reparten los 18 escaños que corresponden a Euskadi —ocho por Bizkaia, seis por Gipuzkoa y los cuatro restantes por Álava—. En 2008, cuando los vascos fueron a votar el 9 de marzo conmocionados por el asesinato dos días antes en Mondragón a manos de ETA del exconcejal del PSE Isaías Carrasco, los socialistas lograron nueve escaños, por seis del PNV y tres de los populares.

El hundimiento socialista en toda España se repite en Euskadi, donde el PSE pierde cinco escaños, mientras que el PP repite resultado, lejos del objetivo de cinco que se había marcado.

La euforia que llevó a Bildu en las municipales y forales del 22-M a lograr la mayor cota de poder histórica de la izquierda abertzale, se repite de nuevo. Euskadi es la comunidad autónoma donde más crece la participación sobre 2008, cuando los radicales, con todas sus marcas ilegalizadas, propugnaron la abstención.

El resultado resuelve por la mínima la pelea por la hegemonía en la familia nacionalista entre el PNV, que se dispone a reelegir a comienzos de enero próximo a Iñigo Urkullu como su presidente, y Amaiur. La coalición se institucionaliza como la voz de la izquierda abertzale, que llevará a las Cortes su mensaje de independencia, en espera de que el Tribunal Constitucional decida sobre la legalización de Sortu.

El aplastante triunfo nacional del PP reduce la capacidad de influencia peneuvista en el Parlamento español tras una legislatura, sobre todo en su último tramo, en la que el PNV convirtió la agónica debilidad de Zapatero en su mejor baza de poder —y de desgaste del lehendakari— después de su salida de Ajuria Enea en 2009 y de la pérdida de dos de las tres Diputaciones en las elecciones forales de mayo. Eso sí, el PNV logra uno de los principales objetivos que se había marcado: mantener su grupo parlamentario.

Las elecciones sirven además como claro pórtico de las autonómicas previstas para 2013. Tras el desastre del PSE en las municipales y forales del 22-M, los resultados van a marcar el juego político de Patxi López como lehendakari y también su hipotético futuro a escala nacional.

Como en las municipales y forales de mayo pasado, cada partido se reparte una provincia: el PNV mantiene su feudo vizcaíno, el PP vence en Álava y Amaiur, como entonces Bildu, triunfa en Gipuzkoa. Por vez primera desde la restauración de la democracia cuatro partidos tendrán representación en Álava.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información