Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPERACIÓN MALAYA

Roca vincula pagos de empresarios a la campaña del GIL de 2003

El exasesor de urbanismo explica los ingresos para hacer alcalde a Julián Muñóz

Juan Antonio Roca, durante su declaración ante el tribunal.

El supuesto cerebro de la corrupción en Marbella (Málaga), Juan Antonio Roca, ha vinculado los ingresos en una hoja de su contabilidad secreta a la financiación de la campaña del extinto Grupo Independiente Liberal (GIL) en la campaña para las elecciones municipales de 2003, en la que el exalcalde Julián Muñoz fue cabeza de lista. Roca se ha referido a las cuentas de la llamada “hoja de caja cña” –según el exasesor acrónimo de “campaña”- que suman al menos 290.100 euros provenientes de aportaciones de empresarios con intereses en la ciudad como Manuel Lores, Javier Arteche, Francisco Zambrana o Fidel San Román. Los ingresos se realizaron supuestamente en diciembre de 2002. Un mes antes, de esta cuenta, habían salido al menos 150.000 euros con destino a un tal J. M., que la Fiscalía identifica como el exregidor Julián Muñoz.

El fiscal anticorrupción, Juan Carlos López Caballero, no confía, sin embargo, en esta tesis. En su escrito de acusación, el representante del ministerio público afirma que las aportaciones de estos empresarios fueron desviadas posteriormente a diversas sociedades de Roca, como Helioponto, Socotora, Gracia y Noguera o Maras Asesores.

En la sesión de esta mañana, el fiscal ha interrogado a Roca por sus relaciones con el promotor Fidel San Román. El exasesor urbanístico ha insistido en que los pagos que este constructor le hizo responden a labores de asesoramiento y no son pagos por la concesión de ninguna licencia de obra, como sostiene el fiscal. Sin embargo, Roca ha reconocido que esa tarea de consejero “no está documentada de ningún modo”.

En la fase de instrucción San Román no aludió nunca a que contratara a Roca como asesor y reconoció que el pago fue a cambio de una licencia de primera ocupación. “El ánimo de los que iban a declarar ante el juez instructor [Miguel Ángel Torres] era decir que no me conocían ni de foto. Creían que iban a ir a prisión y podían jurar en arameo antes de decir que me conocían”, ha afirmado Roca. Palabras parecidas ha usado para referirse a los pagos reconocidos por el también promotor José Ávila Rojas: “Con la amenaza de ir a prisión, la gente puede decir cualquier cosa. Lo entiendo, pero no dice la verdad”, ha asegurado Roca sobre este empresario granadino.

Roca ha vuelto a responsabilizar al fallecido alcalde Jesús Gil de los desmanes urbanísticos de Marbella durante los tres lustros de gilismo, y ha asegurado incluso que en numerosas ocasiones mantuvo “posiciones contrarias al criterio de Gil” en materia urbanística. “Tratamos de juzgar a Roca por la política de Jesús Gil, y eso no puede ser”, le ha espetado al fiscal.