Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VOTO EN EL EXTRANJERO

La participación de los expatriados cae un 65% por el nuevo sistema de voto

La última reforma de la ley electoral añade más burocracia al proceso en el exterior

Menos del 10% de los españoles censados en otros países ha solicitado votar

En 2008, más de un 30% de los expatriados votó a distancia

Un ciudadano español vota en el consulado en Buenos Aires (Argentina). EFE

La abstención de los españoles residentes en el extranjero, que comienzan a votar hoy en las urnas instaladas en unas 180 oficinas consulares, será elevada este año. Si en 2008 votaron 380.000 expatriados (un 31% del Censo de Españoles Residentes Ausentes) para estas elecciones generales solo un 9% (136.400 de 1.482.750 censados) ha solicitado participar en los comicios, un 65% menos.

La menguante cifra disminuirá previsiblemente aún más, aunque no se podrá cuantificar hasta el 23 de noviembre, cuando se de a conocer el escrutinio general. Es de esperar que un porcentaje de quienes han iniciado el trámite no lo concluya, mientras otros se quejan de que no pueden hacerlo porque no han recibido las papeletas y muchos no podrán votar por no haberlo solicitado expresamente, como exige la ley electoral desde que fuera reformada en enero. A la burocracia extra se añade el problema de que algunas candidaturas -desestimadas por las juntas electorales-, fueron recurridas al Tribunal Constitucional y la resolución de los recursos retrasó la impresión y posterior envío de las papeletas.

El nuevo procedimiento, conocido como voto rogado, implica que quienes quieren ejercer su derecho al voto están obligados a comunicar personalmente a la delegación provincial de la Oficina del Censo Electoral su voluntad de votar. Podrán participar en los comicios hasta el sábado 19 (la Junta Electoral Central (JEC) ha retrasado un día la fecha límite inicial, el viernes 18), y tienen opción de hacerlo bien por correo (con matasellos que registre como máximo el día 19) o, por primera vez, depositando su papeleta en las urnas que se han instalado en los consulados. Para evitar fraudes, deberán identificarse y entregar un certificado de inscripción en el Censo de Españoles Residentes Ausentes (CERA).

Juan Alberto Puentes, residente en Alemania desde hace 43 años (tiene 65 ahora) opina que "han complicado tanto el procedimiento que dificultan la participación de quienes no son ágiles". Él votará, pero conoce a varias personas que han iniciado el trámite y aún no han recibido las papeletas, como cuenta en conversación telefónica. El proceso, de varios pasos, se les ha atragantado casi al final. Primero recibieron la documentación de la Junta Electoral provincial que les correspondía; después tuvieron que enviar por correos un formulario de solicitud, junto a una fotocopia de un documento de identidad, a esa misma Junta Electoral. Lo siguiente es que la Junta envíe las papeletas desde España, y, una vez recibidas, votar, bien en la oficina consular, bien a través de correos, remitiendo las papeletas a los consulados en el país de residencia.

El retraso en el envío de papeletas, como explica Joaquin Mostany, consultor financiero de 33 años residente en Estados Unidos, impedirá también a muchos expatriados en EE UU ejercer un derecho fundamental. El consulado que le corresponde, el de Chicago, cubre un área tan vasta que algunos, sin papeletas, tendrían que desplazarse dos horas en avión.

Silvia Moreno, estudiante de 19 años en París, cuenta en conversación telefónica que a dos días de que termine el plazo para votar en la urna que estrena el consulado en Francia, todavía no ha recibido las papeletas que deben remitirle desde Cádiz, la circunscripción en la que está censada. "Yo tengo que votar; no tengo muy claro a quién, pero me están quitando el derecho al voto", se queja. En el consulado en la capital francesa, asegura, le dicen que no pueden hacer nada por ella. Y de hecho no pueden, porque las competencias de arbitraje en el proceso electoral recaen en la JEC.

En Twitter son muchos los usuarios que se quejan también de que no les han llegado las papeletas y creen que no las recibirán a tiempo para ejercer su derecho al voto. Los mensajes, que envían también algunos de los casi 90.000 electores que no las han recibido tampoco para votar por correo, se están agrupando con la etiqueta #nomedejanvotar. Algunos se plantean incluso la posibilidad de acudir a la justicia para impugnar las elecciones, pero como ha confirmado la JEC a este periódico, no hay precedentes de impugnaciones ciudadanas. Hasta ahora, cuando las ha habido, según explican, han procedido de partidos políticos disconformes con el recuento de votos.

Novedad en los consulados

Las dependencias consulares habilitadas para el depósito del voto en urna deberán mantenerse en funcionamiento y admitir el depósito de votos en el horario especial, de mañana y tarde, que cada consulado establezca. Dicho horario, que se deberá anunciar con suficiente antelación, debe permitir que los electores puedan acudir a entregar su voto al concluir la jornada laboral ordinaria en ese país.

Los representantes de las candidaturas debidamente acreditados ante la Junta Electoral Central tendrán derecho a estar presentes durante toda la jornada electoral, así como a inspeccionar las dependencias en las que se vayan a custodiar las urnas en las que se hayan depositado los votos fuera del horario de depósito de los sobres.

Los votos presenciales y los enviados por correspondencia a los consulados se enviarán a España por valija diplomática el sábado, un día antes de las elecciones. El recuento se incluirá en el resultado oficial de las elecciones, en el escrutinio general del 23 de noviembre.

Los países en donde más solicitudes ha habido son Argentina (24.328), Francia (23.006), Cuba (12.458), Alemania (8.658) y Suiza (8.392). Se espera que los consulados con más afluencia de votantes sean los de Buenos Aires y La Habana, informa Efe.

35.600 electores esperan su papeleta por correo

El 5,3% de los electores que han solicitado el voto por correo, es decir, 35.594 votantes —de un total de 671.599—, no habían recibido ayer la documentación para ejercer su derecho, según Efe. A pesar de la solicitud del PP, la Junta Electoral Central ha decidido no alargar el plazo, que termina hoy.

La Junta Electoral Central asegura que todas esas solicitudes “se encuentran en alguna parte del proceso”. Esto incluye un intento de entrega al peticionario de los dos intentos obligatorios que marca la legislación electoral.

Correos recuerda que las garantías que establece la ley implican “una compleja operativa logística y un tratamiento prioritario en unos plazos muy reducidos”. En estas elecciones se ha retrasado la confección de papeletas electorales, porque el Tribunal Constitucional tuvo que resolver recursos de varias candidaturas, justifica.

La subdirección de comunicación de Correos asegura que parte de ese 13% de solicitudes "se encuentra en alguna parte del proceso". Esto incluiría, por tanto, los casos en que la empresa postal ha hecho dos intentos de entrega, como marca la legislación electoral. 

Los electores pueden comprobar el estado de su solicitud de voto por correo a través de la web del Instituto Nacional de Estadística.

Más información