Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Batasuna sigue sin hablar de víctimas y se aleja del PNV

Ambas delegaciones coinciden en pedir decisiones sobre presos y Sortu

Ampliar foto
Rufi Etxeberria, Asier Arraitz, Joseba Permach y Marije Fullaondo, ayer en Bilbao.

Batasuna y PNV se esforzaron ayer por ofrecer “una buena sintonía” que ponga cuanto antes punto final a las tormentosas relaciones mantenidas mientras ETA seguía en activo. De hecho, su análisis de situación sobre el nuevo escenario político abierto en Euskadi tras el cese de la violencia es “altamente coincidente”, según se puso de manifiesto durante el encuentro de hora y media mantenido ayer, en la sede del PNV en Bilbao, por delegaciones de ambas fuerzas.

Sin embargo, la conocida resistencia abertzale a mostrar un expreso reconocimiento a las víctimas por el dolor causado durante cinco décadas de terrorismo frena “absolutamente”, como precisó ayer el PNV, la “coincidencia plena” sobre cómo desarrollar el impulso político que reflejaba el cuarto punto de las conclusiones de la Conferencia de Paz de San Sebastián. De hecho, el PNV les volvió a “exigir” que es “imprescindible” que la izquierda abertzale dé este paso hacia las víctimas antes de seguir recorriendo juntos el resto del camino. Desde el entorno de Batasuna existe una voluntad de acometer este reconocimiento “pero de las víctimas de uno y otro lado, de todas las partes”, como volvieron a testimoniar en la reunión, aunque ni siquiera se avanzó fecha alguna.

Ayer mismo, ningún representante de Bildu acudió al significativo acto político impulsado por la Diputación de Bizkaia, que gobierna el PNV, que suponía retirar de la fachada principal del edificio foral, en plena Gran Vía de Bilbao, una pancarta que desde hace 14 años exigía la llegada de la paz a Euskadi.

Urkullu detalló a los ‘abertzales’ sus encuentros con Zapatero y Rajoy

Durante el encuentro en la sede nacionalista, la delegación de la izquierda radical —Rufi Etxeberria, Joseba Permach, Marije Fullaondo y Asier Arraitz— se interesó especialmente por los pormenores del encuentro que Iñigo Urkullu mantuvo el miércoles con José Luis Rodríguez Zapatero en La Moncloa. El interés por conocer la temperatura de Madrid “sobre el tema vasco” surge en cada reunión que el PNV mantiene con cualquiera de las marcas abertzales.

Según un portavoz nacionalista, Urkullu abundó también sobre el posicionamiento que Mariano Rajoy le ha transmitido en sus anteriores reuniones y, en cambio, apenas dedicaron minutos a la reunión entre el líder del PNV y el lehendakari, Patxi López, a quien, precisamente hoy, visitará una delegación de la izquierda abertzale. Conocida toda la información disponible, ambas partes —por el PNV acudieron todos sus presidentes territoriales— coincidieron en que el actual periodo previo a las elecciones del 20-N impiden cualquier avance sobre las exigencias políticas que se ciñen, sobre todo, a un gesto en la política penitenciaria hacia los presos de ETA y en la legalización de Sortu.

Y es que la presión para desbloquear posibles medidas en materia penitenciaria no desaparece. La asociación de familiares de presos de ETA Etxerat pidió ayer el fin de la dispersión de los reclusos de la banda terrorista, la derogación de la doctrina Parot y la excarcelación de los internos enfermos por entender que el cese de la violencia “abre puertas a la resolución democrática” en Euskadi, dijeron sus representantes, en Vitoria.