Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Movimiento 15-M se desvincula de un partido que usa su nombre

La denominación de la formación política es "una falta de respeto", según la Asamblea General

El partido pretende presentarse por Madrid, Sevilla, Valencia y Alicante

Asamblea del 15-M sobre la okupación del hotel Madrid. Ampliar foto
Asamblea del 15-M sobre la okupación del hotel Madrid. EFE

El Partido del Movimiento Ciudadano 15 de mayo (15-M) no tiene ninguna relación con las movilizaciones de los indignados, según la Asamblea General de Sol. La formación, que pretende presentarse por Madrid, Sevilla, Valencia y Alicante, tanto al Congreso de los Diputados como al Senado, es para la asamblea, el órgano que acuerda las posturas del movimiento, una "falta de respeto" hacia el proceso asambleario.

El cabeza de lista de la formación por Madrid, José María Rivera Córdoba, reivindica su adhesión al movimiento y opina que detrás de la oposición a formar un partido hay intereses políticos: "Este movimiento está plagado de gente de otros partidos", asegura por teléfono. "Lo que quieren es llevarse el voto a su urna". En 2000, Rivera fue el número uno del Partido de los Autónomos Españoles Pensionistas e Independientes (PAE). En 2004, lideró la lista del Partido de los Autónomos, Jubilados y Viudas, que empleaba las mismas siglas. En el registro de partidos políticos del Ministerio de Interior, el Partido del Movimiento Ciudadano 15 de mayo figura registrado desde julio de 2007, aunque este año, tras las protestas, cambió de nombre.

Recordemos que el Movimiento 15-M es apartidista desde sus inicios

Asamblea General de Sol

En un comunicado hecho público ayer, la Asamblea General de Sol aclara que la decisión de constituir este partido no ha sido acordada por consenso. De hecho, puntualiza, el pleno "se ha pronunciado en contra en repetidas ocasiones". Y añade: "Deseamos que se desvincule explícitamente a la Asamblea General de Sol de cualquier propuesta, manifestación o acto público que se haga en nombre de este partido. Desde la Asamblea General de Sol se hace un llamamiento a todas las asambleas de pueblos y barrios de todo el estado a que se unan a esta declaración y nieguen cualquier vinculación con dicho partido, así como con cualquier otro. Recordemos que el Movimiento 15-M es apartidista desde sus inicios".

La asamblea exige, además, a los candidatos del partido que renuncien a presentarse bajo la denominación del 15-M ya que "lo contrario será interpretado como un aprovechamiento ilícito de la infraestructura social" de los indignados. Exige, además, que todos los partidos pongan "especial cuidado a la hora de relacionar propuestas y programas" electorales con las iniciativas de "las gentes despiertas que trabajan en las calles desde el 15 de mayo".

[Sobre la campaña electoral] Nos importan más otras cosas y otros ritmos: vamos despacio y llegaremos lejos

"Las personas reunidas en la Asamblea General de Sol confiamos en que la inteligencia colectiva de las asambleas sabrá manejar y desactivar, tal y como ha venido haciendo hasta ahora, cualquier ataque interesado en el marco de la campaña electoral que se nos avecina", finaliza. "Conocemos que el interés de dicha campaña es grande para quienes participan en ella (por lo que en ella pueden ganar), pero sabemos también que a nosotras, la gente despierta de las plazas, nos importan más otras cosas y otros ritmos: vamos despacio y llegaremos lejos".

Todavía no es seguro que el partido que toma el nombre de las protestas ciudadanas pueda presentarse a los comicios. Los responsables han decidido no intentar reunir las firmas que exige la Junta Electoral Central a los partidos extraparlamentarios. Optarán, directamente, por la vía judicial para protestar por una reforma de la ley electoral que consideran injusta.

El Partido del Movimiento Ciudadano 15 de mayo no es la primera iniciativa política que nace a la sombra de las protestas sociales iniciadas en la Puerta del Sol. Este verano, Nicolás Mora Prado y Marcos Galán Lliso, un argentino afincado en Valencia y un español parado de 41 años respectivamente, crearon el Movimiento Anti Crisis 2012 (MAC 2012).

Más información