Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno asciende a los tres máximos cargos antiterroristas de la Guardia Civil

Los agentes que luchan contra la banda lo consideran "un reconocimiento" a su trabajo contra los comandos

Un día después de que ETA anunciara que deja definitivamente de matar, el Gobierno ha ascendido a tres de los máximos responsables de los servicios antiterroristas de la Guardia Civil. El ascenso en un día tan señalado, pese a que estaba previsto desde el jueves pasado, ha sido considerado por los agentes que han luchado en los últimos años contra la banda como un reconocimiento a la extraordinaria labor de la Guardia Civil en la derrota de ETA".

El ascenso de mayor entidad es el del general Pablo Martín Alonso, máximo responsable del Servicio de Información, un hombre discreto y de pocas pero contundentes palabras, ha sido elevado a teniente general, el máximo al que se puede aspirar. Ese empleo le sitúa en la carrera hacia la dirección adjunta operativa (DAO), ya que solo tres miembros del cuerpo ostentan esa categoría, incluido el actual director adjunto, Cándido Cardiel Ojer. Martín Alonso, inicialmente, seguirá desempeñando su cargo actual.

Junto a Martín Alonso ha sido ascendidos al empleo de general de división el general de brigada Miguel Castro Manterola, quien ha desempeñado la jefatura antiterrorista en el País Vasco y un hombre muy conocido entre el cuerpo, entre quienes destacan el aspecto que le confiere su bigote. Castro Manterola queda pendiente de destino.

El tercer ascenso de calado en los que luchan contra ETA es el del orensano general Ildefonso Hernández Gómez, responsable de la Unidades de Reserva del instituto armado (grupos antiterroristas), quien también ha sido promovido al empleo de general de división. Es posible que el ascenso conlleve el cambio de destino. En la misma tacada ha sido ascendido a general de brigada el coronel José Luis Cuasante.