PSOE y PP negocian un debate televisado cerrado y similar al de 2008

Los equipos de campaña buscan un moderador “no significado”con ninguna cadena

Rajoy y Rubalcaba, en el desfile de la fiesta nacional.
Rajoy y Rubalcaba, en el desfile de la fiesta nacional.DANI POZO (AFP)

El único cara a cara ante las cámaras entre Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba puede convertirse en una reedición del debate Rajoy-Zapatero de 2008. Entonces, los dos candidatos midieron sus fuerzas en un formato ultra cerrado, con turnos de réplica cortos (en torno a tres minutos), sentados y bajo un escenario neutro. Así ha augurado este lunes Manuel Campo Vidal, presidente de la Academia de Televisión, organizadora por segunda vez del programa, que discurrirá el debate del próximo 7 de noviembre.

Vidal, moderador de los duelos televisivos de 1993 y 2008, ha advertido que no hay nada cerrado y que todos los detalles dependen de la manga ancha del equipo negociador, que encabezan el socialista Óscar López y el popular Esteban González Pons, quienes en los próximos días atarán los tiempos, bloques de temas, turnos de réplica, y uno de los asuntos más controvertidos: el moderador. “Deberá ser un profesional independiente y que no represente a ninguna cadena”, ha señalado Vidal, que no se descartó como conductor del espacio.

A diferencia de Reino Unido o Estados Unidos, donde los candidatos están de pie, se mueven, gesticulan y se dirigen a la cámara con pose de actor, el debate en España es encorsetado. Los tiempos están medidos –el desfase respecto a lo pactado no supera los dos minutos- y los candidatos están sentados. “Aquí el formato es más rotundo”, ha defendido Vidal, que también ha dejado caer que la decisión de no celebrar un segundo debate es definitiva.

El presidente de la Academia ha insistido en la “buena predisposición” de los dos partidos, en especial del PP, que es el que más consolidada tiene su posible victoria, según las encuestas [el último sondeo de Metroscopia para EL PAÍS auguró una ventaja respecto a los socialistas de 15,8 puntos].

A diferencia de 2008, el cara a cara entre Rubalcaba y Rajoy será “muy austero”. Costará “bastante menos” que los 900.000 euros que supusieron las dos ediciones de los dos últimos debates organizados por la Academia de Televisión en 2008 y que costearon solidariamente todos los medios que distribuyeron la señal. Vidal ha recordado que los profesionales de la Academia no cobran y que los gastos se destinan íntegramente a pagar a las empresas de servicios.

Hasta ahora, se han interesado por transmitir el debate del próximo día 7 TVE, La Sexta, Canal Sur, Telemadrid y la Televisión de Castilla y León.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El duelo Rajoy-Rubalcaba del próximo 7 de noviembre será el quinto de la democracia. El primer debate, que enfrentó en 1993 a los ex presidentes Felipe González y José María Aznar, registró una audiencia de 9,6 millones de espectadores y –según los expertos- fue crucial para la victoria de un PSOE, atenazado por los casos de corrupción, el desgaste de la crisis económica de los 90, y las encuestas en contra. Los dos cara a cara entre Rajoy y José Luis Rodríguez Zapatero de 2008 concitaron la atención de 12 y 13 millones de espectadores.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Joaquín Gil

Periodista de la sección de Investigación. Licenciado en Periodismo por el CEU y máster de EL PAÍS por la Universidad Autónoma de Madrid. Tiene dos décadas de experiencia en prensa, radio y televisión. Escribe desde 2011 en EL PAÍS, donde pasó por la sección de España y ha participado en investigaciones internacionales.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS