Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Quién elabora el discurso económico de los indignados?

Activistas variopintos elaboran en asambleas de barrio o colectivos militantes los razonamientos

Un indignado reclama en Roma "menos bancos y menos negocios".
Un indignado reclama en Roma "menos bancos y menos negocios". AFP

Las  actividades del 15-M han dejado muchas escenas impagables. Enrico, guionista, italiano, recuerda una de los primeros tiempos: "Cientos de personas sentadas en una plaza hablando de derivados [un complejísimo producto financiero]. Aquello oscilaba entre lo conmovedor y lo surrealista". Los miembros más activos de los indignados manejan un inmenso arsenal de datos económicos para sustentar sus reivindicaciones. Unos argumentos elaborados no entre todos pero sí entre muchos, unos son economistas pero muchos no, ni siquiera tenían conocimientos del tema antes de unirse a este amorfo movimiento.

El artículo "15 razones para seguir indignados", que sus autores definen como "una buena dosis de despropósitos y vergüenzas monumentales que a buen seguro animarán el cabreo y las ganas de tomar las calles" este sábado 15-O, recuerda a documentales denuncia tipo Inside Job. El primer argumento afirma: "Desde que comenzara la crisis, los rescates bancarios han comprometido 5,3 billones de dólares de los Estados europeos, esto es, más de 20 veces la deuda pública griega, o más de cuatro veces el gasto público en educación y sanidad de todos los países de la Unión".

El listado está publicado en la red, en Madrilonia.org, una web de "información crítica" y es obra del Observatorio metropolitano, un "colectivo de investigadores activistas" en el que no hay ni un solo economista, cuenta por teléfono uno de sus miembros, Emanuel Rodríguez. Explica que los datos que sustentan sus 15 razones los han recabado de fuentes diversas como "el INE (Instituto Nacional de Estadística), la Encuesta de Población Activa, periódicos incluido EL PAÍS" y un largo etcétera. Recalca que es toda información pública y que, "si no se usa más en prensa y por parte de los políticos es porque [esos colectivos] no tienen interés". El Observatorio Metropolitano ha publicado libros como La crisis que viene.

Como parte del movimiento que ha puesto de moda las asambleas y los aplausos en lengua de signos (agitando las manos) han brotado comisiones de economía en muchas ciudades, pueblos y barrios de España. El guionista italiano Enrico, Manolo, técnico informático de 64 años y prejubilado, y María, de 34, licenciada en sociología que trabaja en otra cosa, pertenecen a la de Madrid. En el variopinto grupo que se reúne los lunes en una plaza (la del Carmen) y los domingos en un parque (el del Retiro) "hay catedráticos de Economía, otros profesores de universidad, pero también estudiantes, amas de casa, trabajadores de la construcción...", aseguran en el Matadero, un heterodoxo centro cultural en Madrid. El visitante más ilustre de las asambleas del Retiro ha sido seguramente el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz, que se presentó por sorpresa en el I Foro Social del 15-M en julio. Unos doctorandos de Economía de la Complutense le propusieron participar en el foro y él aceptó.  

Manolo explica que el objetivo "es desmontar los engaños a los que nos están sometiendo" en referencia a las élites económicas y políticas. Los económicos del 15-M se informan, informan luego a sus colegas de la comisión, debaten, acuerdan los argumentos y los difunden. Este prejubilado recalca que organizar "las acciones", como la toma de la Bolsa o protestas contra las agencias de calificación, también les lleva mucho tiempo. Al principio, antes de entrar en materia tuvieron que acordar qué significa cada concepto, relata Enrico. Y para poder hincarle el diente a un tema con tantísimas vertientes y con tantos enemigos a batir, la comisión de economía de Acampada Sol está dividida en cinco grupos: política económica, empleo, vivienda, empresas y relaciones económicas globales.

La organización Attac está entre los veteranos de la lucha contra los paraísos fiscales y otros sospechosos habituales contra los que se ha alzado el movimiento de los indignados. Liliana Pineda, de su junta rectora, hizo este jueves un sincero y público agradecimiento al 15-M en la presentación de la protesta mundial del 15-O. "En Attac estamos muy agradecidos porque esta movilización ciudadana haya multiplicado nuestra voz por millones", explica. Ella, abogada, no era ninguna experta en economía: "Al acercarme a Attac por los asuntos económicos que nos atañen, la propia organización me fue formando  vía el debate y la movilización".