Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘caso Brugal’ castiga a la alcaldesa de Alicante

Según Metroscopia, el 58% de los encuestados creen que Sonia Castedo debe dimiti

El PSOE se hunde y el PP consolida su mayoría en Valencia

La amplia mayoría de los valencianos (57%) conoce o ha oído hablar del caso Brugal, en el que se investigan varios delitos en la adjudicación de contratos públicos relacionados con la recogida de basuras y la redacción del Plan General de Ordenación Urbana de Alicante. En esta provincia, donde se sitúa el epicentro de la trama, el conocimiento está más extendido (71%). Un 42% de quienes tienen algún conocimiento de este caso considera que la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, del PP, está implicada, y un 58% cree que debería dimitir de su cargo, según los datos de un sondeo de Metroscopia elaborado para EL PAÍS con motivo del 9 d'Octubre, día de la Comunidad Valenciana.

Entre los votantes del PP son algunos más quienes piensan que Castedo no tiene nada que ver con el caso (34% frente al 26% que cree que está implicado), si bien la mayoría (40%) no tiene una opinión formada al respecto. Entre los alicantinos, un 41% (solo un 24% de los votantes populares) piensa que está implicada y un 52% que debería dimitir. Entre el electorado popular son más numerosos los que se manifiestan más favorables a que siga en su puesto (47%).

El PSOE se hunde

El PP volverá a ganar las elecciones generales en la Comunidad Valenciana el próximo 20 de noviembre, ampliando su distancia con respecto al PSOE tanto en porcentaje de voto válido como en número de diputados. Según la estimación de resultado electoral, el PP, con un 50.4% de los votos en el conjunto de la región, logrará entre 19 y 20 escaños (los mismos o uno más que en 2008). El PSOE, por su parte, obtendrá el 30.6% de los votos (10.3 puntos menos que en los últimos comicios) y 11 diputados (tres menos que ahora). Del fuerte descenso del PSOE se beneficiarían, además del PP, Izquierda Unida —con uno o dos diputados— y Compromís-Equo, que estaría por primera vez en el Congreso.

En Alicante, la lista encabezada por la ministra de Sanidad, Leire Pajín, perderá uno de los cinco diputados actuales, escaño que podría pasar a manos bien del PP, bien de IU. En Valencia, el PP mantendrá los nueve actuales, mientras que el PSOE pierde dos (pasando de siete a cinco): uno se lo llevaría IU y el otro la coalición Compromís-Equo.