Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los juguetes de Rubalcaba y el almuerzo de Rajoy

La precampaña electoral reúne a los candidatos del PSOE y PP el mismo día en Zaragoza

Alfredo Pérez Rubalcaba saluda durante un acto político en Zaragoza. Ampliar foto
Alfredo Pérez Rubalcaba saluda durante un acto político en Zaragoza. Javier Cebollada (EFE)

Mientras Rubalcaba descansaba de una mañana ajetreada de visitas en dos empresas ubicadas en Zaragoza y se preparaba para el mitin de la tarde, Rajoy firmaba el acuerdo con el PAR en un céntrico hotel, tras un almuerzo privado con el presidente del partido aragonesista, José Ángel Biel. Las agendas y la agitada precampaña electoral han conseguido reunir a los candidatos del PSOE y PP a las elecciones generales el mismo día y en la misma ciudad: Zaragoza. Una coincidencia curiosa a un mes y 17 días de las elecciones.

“Todos los juguetes que he comprado en mi vida son de aquí, he sido un buen tío para mi sobrinos”. Así explicaba Rubalcaba el verdadero motivo de su visita a Imaginarium, una juguetería de origen aragonés que tiene ya presencia en 26 países. Foto del candidato con el presidente, Félix Tena, y un paseo por sus instalaciones, que hasta tiene mesas de pin pon para el relajo de sus empleados. El candidato no se ha atrevido a probar suerte con la raqueta, aunque su espíritu de sprinter no ha faltado en su jornada zaragozana. A las 10 de la mañana, Rubalcaba visitaba la empresa Decathlon, una marca francesa deportiva también emplazada a las afueras de la capital aragonesa. El candidato socialista admitía que su vinculación con el deporte “en otra etapa” de su vida, era el leitmotiv para acercarse hasta allí. Una filosofía de vida llevada a la precampaña electoral.

La visita de Rajoy, que apenas ha durado unas horas, levantaba los flashes de los fotógrafos alrededor de las 5 de la tarde, en un céntrico hotel. Las plumas, de marca Mont Blanc, sirvieron para firmar las tres copias del acuerdo. “Espero que pongan lo mismo”, le comentaba en broma Rudi al líder de la oposición, que sonreía, sobre el contenido del contrato de pacto entre PAR y PP. Con una semana de grandes preparativos de cara al congreso del Partido Popular en Málaga, Rajoy se despedía de los representantes de la fuerza política en coalición y emprendía viaje de vuelta a Madrid en AVE. A esa hora, a Rubalcaba aún le quedaban horas y un discurso en el que explicar su programa electoral.