Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mayoría volvería a votar hoy por el mismo partido tras el 22-M, según el CIS

En Extremadura y Castilla-La Mancha los vencedores tienen peor valoración que sus antecesores

La mayoría volvería a votar hoy por el mismo partido tras el 22-M, según el CIS Ampliar foto

Cuatro meses después de las elecciones autonómicas del 22 de mayo los españoles volverían a votar exactamente lo mismo que entonces. Así lo refleja el último estudio poselectoral sobre los comicios autonómicos que hoy ha publicado el CIS y que fue elaborado entre el 27 de mayo y el 1 de julio. De hecho en prácticamente todas las comunidades los candidatos vencedores son los mejor valorados.

Dos excepciones significativas. En Castilla-La Mancha y en Extremadura, donde el PP logró un vuelco histórico al conseguir llegar por primera en la historia de la democracia al poder, sus presidentes, Dolores de Cospedal (4,74 sobre 10) y José Antonio Monago (4,97), sacan peor nota que sus antecesores los socialistas José María Barreda (5,64) y Guillermo Fernández Vara (5,79), respectivamente. En Cantabria también se cumple esa pauta: el anterior responsable de la región Miguel Ángel Revilla, del Partido Regionalista de Cantabria (5,66), está mejor valorado que su sucesor, Ignacio Diego, del PP (5,23).

El desempleo es el problema que más preocupa a los encuestados de todas las comunidades en las que se celebraron elecciones el pasado 22-M. Hay unanimidad en valorar negativamente las políticas de empleo de los anteriores Gobiernos.

Aragón

El Partido Popular ganó las elecciones del 22-M en la comunidad autónoma de Aragón, que hasta entonces había estado gobernada por Marcelino Iglesias, secretario de organización del PSOE, que no se presentó sin embargo este año. La nueva presidenta, Luisa Fernanda Rudí, es la política mejor valorada de la comunidad, con una nota de 5,11 puntos. En el extremo opuesto, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE), suspende con un 2,99. Eva Almunia (PSOE), que compitió con Rudí por la presidencia de la comunidad autónoma, no se quedó muy por detrás la presidenta, con un 4,82 de nota.

El 76,4% de los aragoneses, si tuviesen que votar hoy conociendo estos resultados de antemano, volvería a meter en las urnas la misma papeleta. Un 13,4% asegura que se habría abstenido o habría votado en blanco, a la vista del resultado, pero solo un 1,5% habría elegido otro partido o coalición.

La valoración de la gestión del anterior Gobierno, del PSOE, justifica el cambio de color del nuevo Ejecutivo de Zaragoza. El 45,7% cree que fue regular, y el 28,1% mala. Solo el 14,7% la calificó de buena. Uno de cada cuatro aragoneses (24,7%) considera, además, que el PP lo habría hecho mejor, y un tercio (32,8%), igual.

El mayor suspenso en la gestión del Gobierno de Marcelino Iglesias se lo dan los ciudadanos a la creación de empleo, con casi la mitad (44,7%), que la considera muy mala. En el otro extremo, opinan que el PSOE gestionó bien la sanidad (un 48,1% le da una buena valoración), y la seguridad ciudadana.

Asturias

Los encuestados por el CIS en Asturias valoran la labor de su Gobierno como “muy mala” en cuanto a creación de empleo (un 53,6% le da ese calificativo) o como “mala” (37,4%). En cambio, califican de “bueno” el trabajo en sanidad, con un 41,3%, y en protección del Medio Ambiente (39,7%).

El anterior Gobierno asturiano (del PSOE, antes del vuelco electoral que dio el poder a Francisco Álvarez-Cascos), tuvo una actuación “regular” para el 46,6% de los asturianos y “mala” para el 32,8%. El 36% de los encuestados creen que de haber gobernado el PP lo hubiera hecho igual. De hecho, el 72,5% habría votado por el mismo partido por el que lo hizo.

Respecto a la valoración de los líderes, el mejor valorado entre los asturianos es Álvarez-Cascos, actual presidente del Principado, con un 4,85, aunque todos los políticos suspenden. El que recibe la peor nota es Zapatero, un 2,73.

Baleares

En Baleares el PP ganó por mayoría absoluta. Un 37,2% de los encuestados considera que el anterior Gobierno del PSOE lo hizo mal o muy mal. El 45,4% opina que lo hizo regular y el 13% cree que su actuación al frente de la región fue buena o muy buena. El actual presidente, el popular José Ramón Bauzá, es según el CIS el mejor valorado con un 4,78. Le sigue, a un poco más de una décima, el expresidente socialista Francesc Antich con un 4,66. Biel Barceló, el líder del PSB-IV-EXM, es el peor valorado de los dirigentes baleares, con un 4.23. Los tres superan a Rajoy (3,97) y a Zapatero (3,33).

Tras conocer los resultados electorales, siete de cada diez encuestados no hubiera cambiado el sentido de su voto, si bien un 17,3% se hubiera abstenido y votado en blanco y solo un 1,3% hubiera optado por otra formación.

El paro es uno de los problemas que más preocupan a los encuestados. Según el CIS el 74,4% considera que es el principal escollo que deberá abordar en nuevo Gobierno, en consonancia con el 79,7% que considera que califica de mala o muy mala la labor del anterior Ejecutivo en esa materia. Un 49,5% califica de igual modo la política de Antich en materia de vivienda.

Castilla-La Mancha

En Castilla-La Mancha el PP logró una victoria histórica al acceder por primera vez en democracia al Gobierno de la comunidad, regido hasta entonces por los socialistas. Sin embargo la ventaja entre ambos partidos fue muy corta, algo que la encuesta del CIS se encarga de reflejar. El sondeo demuestra que los castellano-manchegos valoran más al expresidente, José María Barreda (5,64) que a su sucesora, la secretaria general del PP, Dolores de Cospedal, que suspende con un 4,74. Ambos, no obstante, están por encima de los líderes nacionales (Rajoy, 4,47 y Zapatero, 2,99).

Sin embargo, del estudio se desprende que los ciudadanos de Castilla-La Mancha no se arrepienten de haber optado por un Gobierno del PP. Ocho de cada diez volvería a haber votado por el mismo partido tras conocer cuál fue el resultado electoral. Solo un 1,4% habría variado su opción.

El PP insiste en que la herencia que han recibido del PSOE es muy mala. Algo en lo que coinciden el 10,6% de los encuestados. Un 20,8% cree que es mala, frente a un 29,7 que la encuentra buena o muy buena y un 37,1 que entiende que es regular.

El 71,1% de los encuestados cree que el Gobierno de Barreda no llevó a cabo una buena política de empleo. De hecho, para los habitantes de Castilla-La Mancha, el paro es el principal problema que deberá abordar el nuevo Ejecutivo. Lo consideran así siete de cada diez encuestados, seguidos de la sanidad (dos de cada 10) y la educación (uno de cada 10), si bien estos dos últimos aspectos son de los mejor valorados. El 54,4% cree que la prestación sanitaria es buena o muy buena y el 45,7% piensa lo mismo sobre la educación.

Castilla y León

La comunidad de Castilla y León está especialmente descontenta con la gestión de los últimos cuatro años en materia de creación de empleo (el 35,5% de los ciudadanos considera la gestión “muy mala” y el 46,4%, “mala”) y, en cambio, satisfecha en sanidad (el 37,7% la valora como buena). La seguridad ciudadana merece el calificativo de “buena” para el 34,8% de los encuestados.

La actuación del Gobierno regional en los últimos cuatro años (del PP, ya que no cambió en las elecciones del pasado 22-M) ha sido “regular” para el 45,2% de los castellanoleoneses, que creen que el PSOE lo hubiera hecho igual (36,5%) o peor (34,6%). El 79% habría votado por el mismo partido si hubiera conocido los resultados de las elecciones. Juan Vicente Herrera, presidente de la comunidad, también recibe la mejor nota: un 5,08, el único aprobado. El peor valorado, una vez más, es Zapatero.

Canarias

En Canarias el apoyo del PSOE al dirigente de Coalición Canaria (CC), Paulino Rivero, favoreció que este pudiera repetir mandato. El PP consiguió los mismos escaños que la formación nacionalista, y su candidato, José Manuel Soria, es el mejor valorado, según el CIS. Saca un 4,67. Poco más de una décima por debajo se sitúa el actual presidente, con una nota de 4,53, muy cerca de su socio de Gobierno, el socialista, José Miguel Pérez. Siete de cada diez canarios volvería a votar a los mismos partidos. El 15,3% votaría en blanco o se abstendría y el 1,6% cambiaría el sentido de su voto.

Aunque Rivero ha repetido en el cargo, el 43% de los encuestados considera que su gestión ha sido mala o muy mala, los mismos que la tildan de regular. Solo el 10,5% opina que su labor al frente del Gobierno insular ha sido buena o muy buena.

Ocho de cada diez encuestados considera la política de empleo desarrollada por CC en la anterior legislatura como mala o muy mala. La mitad se queja de la vivienda.

Cantabria

Los encuestados de Cantabria valoran, sobre todo, la gestión de los últimos cuatro años en el área de infraestructuras (47,4% la considera buena), la seguridad ciudadana (44,6%) y la protección de medio ambiente (44,2%). Y critican la labor de su Gobierno en creación de empleo (pésima para el 39,2% y mala para el 41,3%). La actuación del Gobierno regional durante los últimos cuatro años es regular para el 39,1% de los ciudadanos y buena para el 31,7%. Si en lugar de la coalición de Partido Regionalista de Cantabria y PSOE hubiera gobernado el PP, la gestión habría sido igual, según el 32,9% de los cántabros. Una vez más, la mayoría (el 77,5%) no habrían votado en otro sentido si volvieran atrás.

El nuevo presidente de Cantabria, Ignacio Diego (PP), es una excepción en cuanto a la valoración de líderes políticos. Saca un 5,23 frente al 5,66 del expresidente Miguel Ángel Revilla. Zapatero es el que recibe una nota más baja: solamente un 3.

Comunidad Valenciana

El Gobierno de la Comunidad Valenciana no cambió de manos en las últimas elecciones, aunque el presidente electo, Francisco Camps (PP), dimitió dos meses después por su relación con la trama de los trajes del caso Gürtel. La encuesta del CIS, realizada antes de su retirada, confirma el veredicto de las urnas: un 92,9% de los ciudadanos valencianos le valora, frente al 50,6% que puede opinar sobre su rival del PSOE, Jorge Alarte. En cuanto a la nota que les ponen, las cifras cambian: Camps obtiene un 4,15 de nota, por debajo del 4,29 que consigue Marga Sanz (IU) y 4,27 de Enric Morera (Compromis). Alarte está por debajo de todos, con 3,75 de nota.

El 78,1% no habría cambiado el sentido de su voto en las elecciones del 22 de mayo, incluso si entonces hubiesen sabido el resultado que saldría de las urnas, a pesar de que solo el 22,6% califica como buena su gestión. El 39,5% la valora como regular, y el 22,2% como mala.

Por áreas, el 41% evalúa la gestión del Gobierno de Camps como muy mala en el ámbito de la creación de empleo. Le dan buena nota, en cambio, a su labor en sanidad (35,8%), y en la protección del medio ambiente (31,4%).

Extremadura

Extremadura es otra de las comunidades en las que el PP consiguió por primera vez en la historia hacerse con el poder. Lo hizo in extremis gracias a la abstención de Izquierda Unida que decidió en asamblea no apoyar un nuevo mandato del socialista Guillermo Fernández Vara. No obstante, como en el caso de Castilla-La Mancha es el candidato perdedor el que recibe una mejor valoración por parte de los encuestados una vez celebradas las elecciones. Vara consigue aprobar con una puntuación de 5,76, menos de un punto por encima del actual presidente José Antonio Monago, que casi llega al aprobado con un 4,97. El líder de la coalición de izquierdas tampoco llega al 5 y se queda con una nota del 4,32. No obstante los tres líderes extremeños están mejor vistos por sus paisanos que los dirigentes nacionales. Rajoy saca un 4,28 y Zapatero un 3,64.

Pese a ser el mejor valorado, el 30.6% de los participantes en el sondeo califica la labor de Fernández Vara al frente del Gobierno en los últimos cuatro años como mala o muy mala, frente al 44,9% que tacha su tarea de regular y el 22,1% que cree que lo hizo bien o muy bien.

Pasado el 22-M casi ninguno de los encuestados se arrepiente de su voto. Ocho de cada diez hubiera rellenado la misma papeleta, uno de cada diez se habría abstenido o votado en blanco y sólo un 1% habría votado por otro partido.

Para el 83,3% de los encuestados el paro es el principal problema que deberá afrontar el nuevo Gobierno del PP. De hecho siete de cada diez extremeños considera que la labor que ha desarrollado el anterior Ejecutivo socialista en este ámbito ha sido mala o muy mala. La sanidad, con el 31,4%, se coloca como el segundo asunto más importante con el que deberá lidiar Monago, si bien el 47,6% de los participantes en el sondeo opina que su antecesor lo hizo bien o muy bien.

La Rioja

El resultado electoral de mayo en La Rioja coincide en buena medida con la valoración de los líderes autonómicos en el estudio poselectoral del CIS. Pedro Sanz, del PP, que repitió como presidente, es valorado por el 81,2% de los ciudadanos (consiguió 20 escaños) frente al 54,7% que pueden opinar sobre su oponente, Francisco Martínez-Aldama, del PSOE, que hoy tiene 11 escaños. En cuanto a la nota que dan a los políticos, Sanz aprueba con un 5,18, frente a 3,93 de Martínez Aldama. Como en la mayoría de las comunidades autónomas Zapatero suspende con una nota de 2,67.

Los ciudadanos se reafirman, además, en su decisión: el 77,4% volvería a votar lo mismo si hubiera sabido que los resultados de estas elecciones iban a ser los que han sido.

Los ciudadanos de la comunidad autónoma califican la gestión de su Gobierno, en general, de regular (42,1%). Un 31% le da buena nota, y un 16,6% mala. Opinan, sin embargo, que su rival lo habría hecho igual (46,6%) o peor (29%).

Al concretar en áreas, los ciudadanos dan una valoración muy mala a la actuación del Ejecutivo anterior en creación de empleo (34,8%) e inmigración (11,9%). En cambio, consideran buena su labor en la protección del medio ambiente (48,8%), las infraestructuras (46%), la sanidad (45,9%) y la seguridad ciudadana (44%).

Madrid

Según la encuesta del CIS, las áreas peor valoradas en la gestión del Gobierno madrileño en los últimos cuatro años son la creación de empleo (el 25,3% piensa que es muy mala y el 37,1% dice que es mala) y la vivienda (el 30,4% cree que es mala). Por el contrario, la gestión de las infraestructuras ha sido buena para el 52,4% de los ciudadanos. La gestión global ha sido regular para el 33,1% y buena para el 28,3%. Si el PSOE hubiera ocupado el puesto del PP, la situación habría sido peor (según el 37,3%) o igual (para el 37%).

Respecto a la valoración de los políticos, Esperanza Aguirre es la única que aprueba. Recibe un 5,21 de nota media. José Luis Rodríguez Zapatero es el peor valorado, con un 2,51.

Murcia

La región de Murcia no cambió de líder el 22-M. Su Gobierno, del PP, sigue estando encabezado por Ramón Luis Valcárcel, que con una nota de 5,51, es el líder mejor valorado de la comunidad autónoma. A su rival Begoña García Retegui (PSOE), la población le da una nota de 3,24. En las urnas, estas cifras se concretaron en 33 escaños para Valcárcel frente a los 11 que consiguió el PSOE, y preguntados por si a la luz de estos datos, habrían elegido otra papeleta, el 77,2% asegura que no, que habría vuelto a votar lo mismo. A escala nacional los murcianos prefieren a Mariano Rajoy, con una nota de 5,01, frente al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, al que califican con un bajo 2,03.

Cuando se trata de valorar la gestión del Gobierno regional en la legislatura anterior, el 26,9% de los encuestados opina que el equipo de Valcárcel lo hizo bien, mientras un 38,7% la califica de regular y solo el 0,8% de muy buena. Aunque a la vista de estos resultados los murcianos no parece que consideren el trabajo de su Ejecutivo como excelente, tienen claro que en su opinión, el PSOE lo haría peor (un 44,4%) o igual (28,9%).

Las áreas en las que los ciudadanos creen que su Gobierno ha trabajado mejor son las infraestructuras (un 46,3% que su labor ha sido buena) y la sanidad (39%). En el otro extremo, el 29,8% cree que la creación de empleo ha sido una asignatura pendiente, con una valoración muy mala, y el 18,7%, da la misma nota a la protección del medio ambiente.

Navarra

Los navarros están descontentos, como la mayoría, con el trabajo del Gobierno de UPN en creación de empleo (el 22,5% la cree “muy mala”, el 39,1%, mala). Las áreas en las que mejor se ha desenvuelto son las infraestructuras (56,5%) y la sanidad (53,9%). La actuación del equipo de gobierno de los últimos cuatro años, liderado por Miguel Sanz, ha sido buena para el 35,1% de los navarros y regular para el 31,8%. El PSOE lo habría hecho igual, según el 49,4% de los encuestados. En cuanto a Na-Bai, las opiniones están más divididas: el 28,3% cree que lo habría hecho peor, el 27,7% cree que habría sido igual y el 22,3% considera que se habría desenvuelto mejor.

Todos los dirigentes políticos de Navarra suspenden en la valoración que de ellos hacen los ciudadanos. Yolanda Barcina, la nueva presidenta, consigue un 4,81, seguida por Patxi Zabaleta con un 4,21. Zapatero vuelve a ser el menos apreciado, con un 2,78.

Más información