Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición de Badalona no participará en los actos institucionales de la Diada

Albiol introduce cambios en la celebración que provocan nuevamente el rechazo del resto de partidos

Xavier García Albiol tras recibir el bastón de mando en la constitución del Pleno del Ayuntamiento de Badalona.
Xavier García Albiol tras recibir el bastón de mando en la constitución del Pleno del Ayuntamiento de Badalona.

La celebración de la Diada del 11 de septiembre se ha visto envuelta de polémica en Badalona este año, el primero en el que Xavier Garcia Albiol (PP) ocupa la alcaldía. CiU ha anunciado que sus concejales no acudirán a la ofrenda floral institucional en la plaza de la Plana junto al Gobierno municipal a causa de los cambios que éste ha introducido en la celebración, pero que sí acompañará a las entidades municipales. Por su parte, PSC e ICV-EUiA han confirmado su asistencia a la ofrenda, pero también se han desmarcado de los actos institucionales por discrepancias con el Grupo Popular, que este año asistirá por primera vez a los actos con motivo de la Diada.

La federación nacionalista atribuye su gesto a los cambios introducidos por Albiol en la jornada: “Primero fue la decisión de romper con la tradición de los últimos años de mantener la senyera como única bandera ondeando en el Ayuntamiento junto a la badalonesa y la europea. Después, la de no organizar la conferencia institucional en colaboración con Omnium Cultural, y finalmente el supuesto olvido de la palabra ‘nacional’ en el cartel que anuncia los actos”, señaló Ferran Falcó, portavoz del grupo municipal. Jordi Serra, el líder del PSC en la ciudad, ha manifestado al respecto que los socialistas acudirán al acto, aunque se mantendrán en segundo plano por discrepancias “en fondo y forma con la política del PP en Badalona”. El presidente del Grupo municipal de ICV-EUiA argumenta que no han recibido información sobre el discurso que García Albiol pronunciará durante el acto y que, por tanto, no darán su apoyo.

El Gobierno municipal, por su parte, considera que el programa de la Diada es como el de los últimos años. Manteniendo la bandera española en el Ayuntamiento, asegura Albiol, lo único que hace es cumplir con la legislación vigente y “seguir el ejemplo de otras ciudades similares en número de habitantes”. La decisión del PP invalida de este modo un acuerdo que aprobaron el resto de grupos (menos el Partido Popular, que votó en contra) en el pleno municipal del 30 de julio de 2002 y que proponía retirar la bandera española únicamente el día 11 de septiembre, como sucede en otros municipios de Cataluña.

A propósito del término “nacional” en el cartel de la Diada, Albiol asegura que el gobierno barajó diferentes diseños y que optó por el que “le gustaba más, sin reparar en ese detalle”. El alcalde señala, además, sobre la conferencia que Omnium Cultural impulsa anualmente como antesala a la Diada que el Ayuntamiento nunca ha sido coorganizador del acto y que hasta ahora se limitaba únicamente a ceder un espacio para el mismo. “Además, no recibimos ninguna propuesta al respecto, ni oficial ni extraoficialmente”, subraya.

Sin embargo, Marcel Mauri, presidente de Omnium en el Barcelonés Nord, asegura que el Ayuntamiento participaba en la selección del conferenciante invitado, en la organización del acto y en la difusión del mismo, además de enviar como representante al concejal de cultura. “No creemos que haya voluntad manifiesta de no darnos apoyo”, señaló Mauri, restando importancia a la polémica. “Atribuimos lo que ha pasado a un malentendido, ha habido un cambio político en el Ayuntamiento y no hemos acabado de entendernos en este primer año”, añadió.