Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GASPAR LLAMAZARES | Diputado de IU

“El 15-M me ha dado ganas de volver a presentarme”

“Me atrae la batalla contra el huevo de la serpiente”, dice en alusión a Cascos

El diputado de IU en el Congreso, Gaspar Llamazares
El diputado de IU en el Congreso, Gaspar Llamazares EUROPA PRESS

Tenía previsto no volver a presentarse, retirarse de la política, regresar a Asturias y ejercer la medicina. Ahora, tres años después de anunciar que dejaba la dirección de IU, Gaspar Llamazares (Logroño, 1957) quiere concurrir de nuevo a las elecciones. Deja a la coalición la decisión de dónde, aunque confiesa que le gustaría hacerlo por Asturias: “Me atrae la batalla contra el huevo de la serpiente”, asegura, refiriéndose a Francisco Álvarez-Cascos.

Pregunta. ¿Por qué ha decidido volver a presentarse?

Respuesta. Es algo muy reciente. En 2008 decidí no volver a ser candidato de IU ni coordinador por la amargura del resultado electoral y por la batalla interna que había en IU. Pero la actividad parlamentaria ha sido como un proceso de descomprensión, como una cura, y la movilización social del 15-M y de los sindicatos me han hecho recuperar el ánimo y las ganas. Además, en la coalición me sugirieron que si me iba podía interpretarse como que le estaba dando la patada a IU y otros creyeron que mi aportación podía ser muy positiva.

P. ¿Aún tiene enemigos en IU?

R. Imagino que tengo los mismos que antes, pero en IU afrontamos de manera diferente nuestras divergencias. No confrontamos. Yo no soy un competidor. Formaré parte de una candidatura, si así lo quieren, pero no disputaré ningún puesto.

P. ¿Está menos dividida IU?

R. En 2008 estaba muy dividida. El PCE decidió que la dirección de IU le era hostil cuando yo nunca les he sido hostil. IU era una organización muy dolorida por un sistema electoral canalla que nos daba unos resultados cada vez más ingratos. Es un partido legal, pero desde el punto de vista electoral está en la clandestinidad. Y eso imprime un carácter. El enfrentamiento interno es la imagen de esa izquierda dolorida, pero ahora se ha relajado mucho esa división interna.

P. ¿Qué le atrae más: cabeza de lista por Asturias o número dos con Cayo Lara por Madrid?

R. Asturias. Me apetece enfrentarme a ese huevo de la serpiente, a ese berlusconismo del Foro Asturias de Cascos. Me atrae esa batalla política.

P. ¿Ha pensado alguna vez en fundar un partido, irse de IU?

R. No. Por lealtad nunca competiría con IU. No lo necesito. Gracias a IU he conseguido mi sueño juvenil, ser parlamentario. No tengo más aspiración que esa. Creo que la mejor manera de no traicionarse a uno mismo es hacer lo que mejor sabes hacer, y, en mi caso, es ser parlamentario, no dirigir una organización.

P. ¿Cuándo fue la última vez que se lo ofrecieron?

R. Me lo han propuesto muchas veces, la última hace un par de meses, pero todo poco sólido. Uno de los problemas de la izquierda es que somos un poco frívolos. La izquierda no va a resurgir como el ave fénix de sus cenizas. O se ancla a lo existente o acabamos como Italia.

P. ¿Ve factible ese frente común con BNG y ERC?

R. Sí. Probablemente no cuajará a corto plazo, pero a largo, si la izquierda quiere pintar algo en Europa, sí. A corto plazo podemos conseguir que 30 o 40 compañeros quieran incorporarse a las listas. Yo no tendría ningún problema en que el número dos por Madrid fuera alguien de ese frente. Pero en la izquierda veo mucha preocupación identitaria. Aún no se ha dado cuenta de que este golpe de mercado se la ha llevado por delante. Va a haber una implosión en el PSOE, y habrá que hacer oposición a Rajoy. Mi experiencia es que al PSOE le entra la pataleta y no empieza a hacerla hasta dos años después. Hará falta un frente amplio de izquierdas.