Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nacionalismo canario se une de cara al 20-N

Nueva Canarias y Coalición Canaria se unen tras ocho años de enfrentamientos

Las organizaciones nacionalistas Coalición Canaria y Nueva Canarias se unen para el 20-N. Ampliar foto
Las organizaciones nacionalistas Coalición Canaria y Nueva Canarias se unen para el 20-N. EFE

“Mantenemos serias discrepancias ideológicas entre las formaciones nacionalistas, pero es mayor la amenaza centralista que se cierne sobre Canarias”. Estas palabras de Pedro Quevedo, portavoz de Nueva Canarias (NC), servían para justificar la alianza electoral entre su partido y Coalición Canaria (CC), enfrentados durante los últimos ocho años, en los que se han descalificado tanto orgánica como personalmente sus miembros. De cara a las próximas elecciones del 20 de noviembre ambas formaciones acudirán juntas a las urnas y, además, intentarán hacer extensible el pacto a otros partidos minoritarios de índole nacionalista.

Ambos partidos han escenificado ante los medios de comunicación una primera toma de contacto, falsa sin embargo, porque las conversaciones se iniciaron hace ya varias semanas, en las que se han acercando posiciones. Las direcciones de ambos partidos, sin embargo, esperaron a que concluyesen los meses estivales para lanzar un mensaje de unidad del nacionalismo.

Tras la cita, José Miguel Barragán, de CC, declaró que “hay bases suficientes desde el punto de vista de los intereses entre NC y CC para la política de Estado y que formemos una coalición electoral, que tendría como objetivo unirnos en la defensa de los intereses de las Islas Canarias de cara a las elecciones”. El acuerdo del que habla sería válido tanto para el Congreso como para el Senado.

Por su parte, Quevedo señaló que para Canarias es “esencial anteponer el interés del Archipiélago a cualquier otra consideración en este momento y la crisis es la razón fundamental para que sea así”. La coalición electoral tendría un carácter puntual, en principio, sólo para la cita con las urnas del próximo 20-N. Este acercamiento podría afectar a varias instituciones de las Islas, pero eso, en cualquier caso, se dirimirá después de los comicios.

A pesar de que aún no se han hecho oficiales los nombres para encabezar las listas de esta nueva unión de partidos, por la provincia de Santa Cruz de Tenerife Ana Oramas tiene todas las papeletas para repetir como número uno. Por la provincia de Las Palmas todo apunta a que será Román Rodríguez, quién fuera presidente del Gobierno de Canarias y estuviese en el Congreso en la legislatura anterior a la que ahora termina.

Las previsiones más optimistas de esta coalición de partidos nacionalistas canarios basadas en encuestas internas les dan cuatro diputados y tres senadores. Y ese parece ser el objetivo que se han marcado. “Canarias debe tener grupo en el Congreso para que la voz de las Islas se escuche en Madrid”, concluyó Quevedo.

Los miembros de Nueva Canarias decidieron salir de Coalición Canaria hace ya ocho años por las serias diferencias entre los líderes de distintas facciones del partido. Román Rodríguez y Paulino Rivero fueron los responsables de aquella ruptura y ahora, también, lo han sido del acercamiento de interés electoral.