Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PNV y CiU se abstienen de apoyar “parches” antidéficit

Erkoreka se opone a la reforma de la Constitución; Duran comparte "el espíritu"

Duran i Lleida, durante su intervención en el Congreso.
Duran i Lleida, durante su intervención en el Congreso.

Estaba prevista la abstención de CiU, pero no la del PNV, que en los últimos meses ha sido el principal apoyo del Gobierno, junto con Coalición Canaria. Pese a que los nacionalistas vascos calificaban hace pocos días de “bien orientadas y razonables” las medidas del Gobierno —rebaja temporal del IVA para la vivienda nueva, reforma parcial del impuesto de sociedades y reducción del gasto farmacéutico— ayer, a la hora de votarlas en el Congreso, prefirieron abstenerse. De “bien orientadas y razonables” pasaron a ser “parches fragmentarios”, en palabras del portavoz del PNV en la Cámara, Josu Erkoreka.

Si finalmente el PNV no votó en contra del decreto de medidas antidéficit, sugirió su portavoz, fue para no poner “obstáculos” a la optimización del gasto farmacéutico ni al aumento adicional de la recaudación por el impuesto de sociedades. “¿Alguien cree que estas medidas son la panacea que nos sacará de la crisis, que apagarán el incendio que amenaza con carbonizar la economía española?”, preguntó Erkoreka.

Al PNV tampoco le pareció bien la propuesta de reformar la norma fundamental para introducir un límite al déficit público. Erkoreka dijo estar a favor del equilibrio presupuestario “como regla general inspiradora”, pero en contra de “la idea de petrificarlo” en la Constitución, ya que, explicó, será una medida “absolutamente estricta, rígida e inútil”, si no se flexibiliza “para adaptarla a las necesidades de los poderes públicos en un contexto cambiante”.

Para CiU, que también se abstuvo en la votación, las medidas aprobadas ayer son una prueba más de la improvisación del Ejecutivo. “El Gobierno no tiene rumbo”, declaró el portavoz parlamentario de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, para quien el decreto tenía como único propósito cuadrar la recaudación del año, en lugar de “crear medidas para impulsar la economía”.

“Es mucho mejor subvencionar el empleo que el paro”, prosiguió Durán, en alusión a la prórroga de la ayuda de 400 euros a los parados sin prestación. Por ello propuso eliminar durante un año las cotizaciones a las pequeñas empresas y autónomos que creen empleo y acusó a Zapatero de intentar mejorar “a trancas y barrancas” la nota de final de curso. “Ha sido mal estudiante”, dijo.

Sobre la reforma constitucional, Duran aseguró que comparte “el espíritu” de la propuesta, pero que esperará a conocer “la letra” para decidir si la apoya o no. Sin embargo, la Generalitat, presidida por CiU, acusó PSOE y PP de pretender “cargarse la autonomía financiera” catalana. El portavoz del Gobierno catalán, Francesc Homs, anunció que propondrá crear un “frente contra la reforma, contundente y clarísimo”.