Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel protesta por las declaraciones de Jiménez sobre el Estado palestino

Jerusalén se queja al embajador español por la entrevista de la ministra a EL PAÍS

Trinidad Jiménez, en una entrevista con EL PAÍS.
Trinidad Jiménez, en una entrevista con EL PAÍS.

Israel ha reaccionado con disgusto a las declaraciones de la jefa de la diplomacia española, Trinidad Jiménez, quien en una entrevista publicada el pasado domingo en EL PAÍS manifestó que “en este momento hay un grado de madurez suficiente como para dar un paso en la dirección” de reconocer al Estado palestino. El director del departamento de Europa del Ministerio israelí de Exteriores, Naor Gilon, convocó al embajador español en Tel Aviv, Álvaro Iranzo, para transmitirle su sorpresa y malestar por las palabras de la ministra, según fuentes diplomáticas.

Iranzo, según las mismas fuentes, le contestó que la postura que adopte España ante el reconocimiento del Estado palestino está condicionada al contenido de la resolución que someterá la delegación palestina a la Asamblea General de la ONU y a las consultas en el seno de la UE, cuyos ministros de Exteriores debatirán el asunto el próximo día 2 en una reunión informal en Sopot (Polonia).

La ministra aseguró
que es el momento
de dar un paso
hacia el reconocimiento

En realidad, estas matizaciones ya figuraban en las declaraciones de Jiménez a este diario, en las que subrayaba que, antes de desvelar lo que votará España en la ONU, hay que conocer el texto que se someterá a votación y debatirlo con los socios europeos. Además, la ministra detallaba tres requisitos que debe incluir la resolución para poder apoyarla: “El reconocimiento de los dos Estados [Israel y Palestina], la necesidad de dar garantías de seguridad a Israel y la vuelta a las negociaciones”. No obstante, la ministra insistía en que “ahora es el momento de hacer algo, de darles a los palestinos la esperanza de que su Estado puede ser una realidad [...]. Tenemos que lanzar alguna señal, porque si no, se puede generar una gran frustración en la población palestina”. Estos extremos eran conocidos por el Ministerio israelí de Exteriores antes de convocar al embajador.

El número dos de la diplomacia israelí
llega mañana a Madrid

Lo cierto es que Israel está embarcado en una campaña diplomática para disuadir al mayor número posible de países de que apoyen la posición palestina en la ONU. Mañana llegará a Madrid el viceministro israelí de Exteriores, Daniel Ayalon, quien el jueves será recibido por el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Juan Antonio Yáñez.

El propósito de Ayalon es “explicar la posición de Israel ante la iniciativa palestina” y “evitar que se produzca un cambio unilateral en el status quo y una internacionalización del conflicto”, según fuentes israelíes. El propio Ayalon declaró a la radio del Ejército israelí: “Nuestro objetivo es llegar a una situación en la que haya un bloque de países serios y morales que no voten a favor de los palestinos. Si hacemos esto y logramos un bloque de entre 50 y 70 países, creo que podremos cantar victoria desde nuestro punto de vista”.

Ayalon es un diplomático retirado que fue embajador de Israel en EE UU y que poco antes de las últimas elecciones se unió al partido del actual ministro de Asuntos Exteriores, el ultraderechista Avigdor Lieberman.

Adelantándose a las críticas de Israel, la propia Jiménez subrayó a EL PAÍS que “acudir a Naciones Unidas no puede ser un acto de hostilidad contra nadie. Es la organización que de manera más amplia y legítima nos representa a todos. Es mucho mejor utilizar instrumentos legales internacionales que cualquier otra alternativa. Sinceramente creo que, cuando la Autoridad Nacional Palestina recurre a esta vía, es pensando qué es lo mejor para la paz. Así se lo hemos explicado muchas veces a las autoridades israelíes y espero que lo podamos seguir haciendo”.

Más información