Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Euskadi refrenda su apuesta turística con la ausencia de asesinatos de ETA

Julio ha sido, pese a la lluvia, el segundo mes con más turistas de la historia de el País Vasco

Los más de dos años sin que ETA atente en España han supuesto el remanso de calma necesario para que Euskadi se destape como un atractivo destino turístico y encadene 25 meses consecutivos de crecimiento interanual. El Eustat presentó ayer los datos relativos a julio del presente verano, que pese a la lluvia, se ha convertido en el segundo mes con más turistas de la historia en la comunidad con 279.175 entradas —un 8,5% más que en mismo periodo del pasado año—, cifras solo superadas en agosto de 2010, cuando se contabilizaron 281.799 visitantes.

Según la viceconsejera de Turismo, Pilar Zorrilla, es complicado individualizar cada aspecto que influye en el turismo, pero no cabe duda de que la ausencia de violencia “es un factor que influye de forma positiva”. Así, más de 500 días después del último asesinato de ETA, Zorrilla vuelve a recordar que, durante mucho tiempo, el terrorismo ha supuesto un freno no cuantificable para el turismo en Euskadi.

“Mucha gente que hasta ahora ni se había planteado visitarnos, ahora no tiene reparo”, remarca Zorrilla, que añadió a EL PAÍS que, según los datos no oficiales de los que disponen, esperan que las cifras de agosto vuelvan a ser “igual de positivas”. Las calles vascas están cada vez más abarrotadas de unos turistas que reconocen que el ambiente que se respira es de mucha mayor calma. “Hace un tiempo, Bilbao no habría estado entre mis destinos preferentes porque no lo percibía como un lugar tan tranquilo. Ahora me apetece visitar todo Euskadi. Ya no hay miedo”, sentencia un turista andaluz.

A todo ello se unen unas fiestas cada vez más tranquilas. “Han sido menos conflictivas que en años anteriores y han transcurrido con relativa normalidad gracias a la firmeza democrática”, resaltó ayer el consejero de Interior, Rodolfo Ares, que no obstante lamentó que una “minoría” siga intentando “instrumentalizar” las fiestas. En este sentido, la Ertzaintza borró ayer 40 pintadas a favor de ETA y diez anagramas de la banda que aparecieron en la plaza del Arenal de Bilbao.

El turismo en Euskadi sigue en la vorágine de crecimiento en la que se introdujo en julio de 2009, aunque bien es cierto que los porcentajes de crecimiento interanual son algo más bajos que los que se registraron en 2010, año en que, exceptuando el mes de noviembre, todos los aumentos interanuales fueron de dos cifras, llegando al 18% en junio y agosto.

Sin embargo, Euskadi sigue creciendo en la entrada de viajeros. El mes pasado, Bizkaia fue la provincia que tiró de este aumento. Así, las entradas —22.880 más que en julio de 2010— se dispararon un 16% en esta provincia, un 7% en Álava y un 3% en Gipuzkoa. Asimismo, la entrada de visitantes nacionales subió un 10% y la de turistas extranjeros un 8%. Entre los primeros, aumentó la llegada de asturianos, castellanoleoneses, catalanes, madrileños y los propios vascos, y, por contra, descendió la de aragoneses, extremeños y riojanos. Entre los extranjeros, aumentaron las visitas de franceses, estadounidenses, latinoamericanos u holandeses, pero bajaron las de portugueses y belgas.

Aunque ligeramente, también mejoró la duración de la estancia media, pasando de los 1,94 días de julio de 2010 a los 1,95 del mes pasado. No obstante, este aumento solo se produjo en los hoteles vizcaínos, dado que en Álava y Gipuzkoa se redujo la estancia media. Además, el grado de ocupación por plazas experimentó un ascenso del 8%, llegando al 60,57% en julio.

El punto negro de los datos presentados por el Eustat se halla en las cifras registradas por los agroturismos en julio, en los que las entradas de viajeros han descendido un 5% con respecto al mismo mes del pasado año, pasando de los 15.968 turistas de julio de 2010 a los 15.130 del presente ejercicio. La única provincia en la que crecieron fue Álava, con un 6%. Según explicó Zorrilla, la asociación de agroturismo Euskadi Nekatur explica este descenso por las cancelaciones de última hora debido al mal tiempo.