Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las víctimas critican la "operación de márketing" empleada para legalizar Bildu

La presidenta de la Fundación de Víctimas pide que se impida a la coalición concurrir al 20-N

Cree que ETA ha credo una "tercera burbuja de la paz" que puede pinchar si no logra lo que busca

Maite Pagazaurtundua, durante una conferencia internacional sobre Víctimas del Terrorismo en San Sebastián. Ampliar foto
Maite Pagazaurtundua, durante una conferencia internacional sobre Víctimas del Terrorismo en San Sebastián.

Maite Pagazaurtundúa, Pagaza, presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, considera que la actitud que ha mostrado Bildu desde las elecciones del 22 de mayo ha demostrado la "operación de márketing" y "engaño" que a su juicio, llevaron a cabo por "despachos y lugares" los miembros de la izquierda abertzale Rafael Díez Usabiaga, Ione Goiricelaya e Iñigo Iruin. Su objetivo era, según Pagaza, "camelar" a la opinión pública e influir, directa o indirectamente, a quienes debían tomar la decisión sobre la legalización de la coalición. Una vez conseguido su objetivo, ha afirmado en una entrevista concedida a Europa Press, "el trío más famoso de esa operación" se ha "callado" y "ha empezado a actuar Bildu con su verdadera cara".

La hermana del que fuera jefe de la Policía Municipal de Andoain, asesinado por ETA en febrero de 2003, ha pedido que se impida a Bildu concurrir a las elecciones del 20-N, porque son "un agente patógeno" para la democracia. Considera Pagaza que de obtener representación en las Cortes generales, o si Sortu es legalizado, extenderán "la mancha del daño" que está causando a "grandes principios" de la Constitución: "Libertad, justicia, igualdad y pluralismo político".

Si bien Pagaza ha llamado a la unidad de los partidos políticos para que realicen un "análisis compartido" y elaboren una "estrategia común" para darle la vuelta a la situación, no ha concretado que "acciones concretas" se debería llevar a cabo.

Pagaza asegura que la "ración" de "sarcasmos" que el mundo de ETA lanza cada día son una "tortura" y una "humillación" para las víctimas. Considera, además, que ETA ha creado una "tercera burbuja" de paz que la banda terrorista puede pinchar si no logra lo que busca, como hizo en 1998 y 2005-2006.

Nueva táctica

El mundo de ETA ha "mutado" la táctica para buscar colar sus objetivos finales, es decir, conseguir la victoria política aprovechándose de matar, de parar de matar o de amenazar con volver a matar, según la presidenta de la fundación de víctimas. Esta vez, asegura, la operación resulta más sutil y más edulcorada" y han conseguido que el mensaje de la "equidistancia" esté calando "más que en otras ocasiones". Pagaza alerta, sin embargo, de que esta "burbuja" está construida sobre "arenas movedizas" y sobre "pilotes" poco sólidos, porque no han condenado la violencia de ETA ni han pedido su disolución.

Lo que buscan realmente, opina Pagaza, es "impunidad" en lugar de justicia. Demuestran un "afán por la equidistancia en el reparto de responsabilidades, equiparando víctimas con victimarios" y tratan de "sacar beneficio de la estrategia del terror de todas estas décadas tras debilitar el pluralismo político en el País Vasco y Navarra", ha valorado.