Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Blanco asistirá sin "incomodo" a la misa del Papa en Cuatro Vientos

El ministro sostiene que la visita de Benedicto XVI se ha organizado de "manera austera"

José Blanco, durante la entrevista.
José Blanco, durante la entrevista.

José Blanco, ministro de Fomento y portavoz del Gobierno, asistirá por “responsabilidad” a la misa de Cuatro Vientos que celebrará el Papa, algo que no le “incomodará” dada su condición de católico. Así lo ha asegurado el ministro, que defiende el derecho a manifestarse contra la llegada de Benedicto XVI a pesar de que considera que su visita a Madrid se ha organizado de “manera austera”.

En una entrevista concedida a la agencia Europa Press, Blanco se ha mostrado conciliador con el Papa, sus defensores y sus críticos. Para el ministro las Jornadas Mundiales de la Juventud (JMJ) son un acto “bueno” para los católicos y la economía española.

¿Supondrá un gasto para España?, le preguntaron entonces. “Depende de cómo se mire”, respondió el ministro. "Es verdad que acarreará algunos gastos, pero también importantes ingresos y, al final, ponderando ambos, no será un gasto para el Estado”.

Blanco ha prometido que el Gobierno “cumplirá su deber” de no derrochar en torno a la visita del Papa aunque no se “responsabilizará” de la actuación de otras administraciones, sin especificar a cuáles se refería. “Nosotros responderemos de nuestras decisiones, pero no de las que adopten otras administraciones”, ha concluido.

En cualquier caso, el ministro ha pedido “coherencia” a la población para que respete las creencias de “todo el mundo”. “Yo también entiendo a los que quieren manifestarse en contra de la visita y por el gasto (que supone). Tienen derecho a poder hacerlo y el Gobierno tiene la obligación de garantizarlo”, ha aseverado. De ahí su justificación al itinerario de la marcha antipapa, que pasará por la Puerta del Sol. El ministro entiende que el recorrido debe dar “satisfacción a todos” y que, por tanto, no debe ser recortado en exceso a pesar de las críticas.

El titular de Fomento ha explicado que no habrá una presencia determinada de miembros del Ejecutivo en cada acto del Papa. Sí ha recordado que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, tiene previsto reunirse con Benedicto XVI.

Al ser preguntado si cree que el Papa debe opinar sobre las leyes que ha impulsado el Gobierno español, como la del aborto o la del matrimonio homosexual, el portavoz del Gobierno ha precisado que Benedicto XVI “puede opinar” porque está en “su derecho”. “Lo único que se pide es coherencia”, ha agregado el ministro, que ha defendido la ley del aborto porque “no se impone nada a nadie”: ni a interrumpir el embarazo ni a seguir con él.

“Históricamente hubo mucha hipocresía”, ha concluido Blanco en referencia a las personas que se declaraban creyentes y “creían que con la confesión y la penitencia resolvían todos sus problemas, lo que les daba el derecho de poder hacer lo que querían”.