Bruselas aprueba que España vuelva a pedir el permiso de trabajo a los rumanos

La medida estará vigente hasta el 31 de diciembre de 2012

La Comisión Europea ha dado su beneplácito al Gobierno español para que siga adelante con su intención de reimplantar la exigencia del permiso de trabajo para los trabajadores rumanos, tal y como avanzó EL PAÍS el pasado 20 de julio. Bruselas, reticente en un primer momento a avalar la propuesta del Ministerio de Trabajo, ha decidido autorizarla debido a la "la peculiar situación del empleo en España", según ha destacado László Andor, comisario europeo de Empleo, Asuntos Sociales e Inclusión

España solo podrá aplicar esta restricción hasta el 31 de diciembre de 2012 y deberá informar periódicamente a la Comisión del progreso y la efectividad de la medida que, para Andor, no obstante, no es la respuesta a un desempleo elevado. La nueva regulación implica que los ciudadanos rumanos que pretendan venir a trabajar a España por cuenta ajena deberán tramitar una autorización previa basada en la existencia de un contrato laboral. La medida no afectará a los que demuestren que están inscritos en el paro o dados de alta en la Seguridad Social. El Ministerio de Trabajo aclara que la medida solo limita el acceso al trabajo, no a la libre circulación, por lo que un rumano sin permiso de trabajo sí puede viajar o residir libremente en España pero no obtener un empleo. Desde UGT se ha alertado de que la medida puede fomentar la economía sumergida, algo con lo que también están de acuerdo las asociaciones de rumanos.

Cuando Rumanía ingresó en la Unión Europea el 1 de enero de 2007, su tratado de adhesión establecía una moratoria de siete años para que sus nacionales pudieran disfrutar del derecho a la libre circulación de los trabajadores. España decidió levantarla en 2009. La nueva coyuntura económica, con una tasa de paro del 21,29%, determinó al Ministerio de Trabajo a exigir de nuevo a los rumanos el permiso de trabajo. La Unión Europea ha valorado esta circunstancia para decidirse a da luz verde a la medida. Según el Ejecutivo comunitario "la continua llegada de rumanos a España y su alto nivel de desempleo han tenido un impacto en la capacidad de España de absorber nuevos flujos de trabajadores".

Con una tasa de paro de hasta el 30%, según datos de la Comisión, son, además, la colonia más afectada por el desempleo

Los rumanos constituyen la colonia extranjera más numerosa, con 864.278 personas, según el Instituto Nacional de Estadística (INE) y suponen el 15% de todos los inmigrantes que hay en España. A pesar de que en los últimos años se ha reducido el número de rumanos que llega a España, sigue siendo el colectivo que más crece. En 2010, en plena recesión, su población aumentó en 33.043 personas, mientras la cifra total de extranjeros se redujo en 17.000. Desde que en 2006 empezara el cómputo de la población rumana en España, han cuatruplicado su número, pasando de 200.000 a más de 800.0000 rumanos, de los que 302.501 cotizan a la Seguridad Social y 50.000 cobran el subsidio de desempleo. Con una tasa de paro de hasta el 30%, según datos de la Comisión, son, además, la colonia más afectada por el desempleo. Con 191.400 afectados durante el primer trimestre, representan el segundo mayor grupo de de desempleados tras los españoles.

Esta decisión no ha sido bien recibida entre las asociaciones de rumanos en España. Diana Dinu, presidenta de la Asociación Nacional de los Empresarios y Emprendedores Extranjeros, lamenta la respuesta de Bruselas y sostiene que la decisión "atenta únicamente contra los rumanos. Nos responsabiliza y culpabiliza del paro". Dinu ha advertido de que desde su organización están estudiando vías legales para recurrir esta restricción. Miguel Fonda, presidente de la Federación de asociaciones rumanas en España considera que el "planteamiento de la medida es poco equitativo" y se pregunta por qué se adopta únicamente contra los rumanos y no contra los búlgaros, cuya moratoria también fue levantada en 2009, u otras nacionalidades. Fonda considera que la medida no va a contribuir a aliviar la situación laboral, ya que España "con una tasa de paro de más del 20% no es atractiva para quien decida emigrar de Rumanía. La solución no es imponer más condiciones legales, sino la escasez de oferta de trabajo en España".

La medida, adoptada en Consejo de Ministros el 22 de julio y que ha entrado en vigor el 1 de agosto, ya se está haciendo notar. De cara a la campaña de la recogida de la vendimia, son muchos los rumanos que están haciendo cola para obtener "papeles" para poder trabajar en el campo. la demanda de trabajo de los rumanos para trabajar en el sector agrícola sube en verano. Según datos de la Comisión, de los 1.745 contratos a ciudadanos extranjeros de la UE, casi todos los rumanos, se hicieron en agosto de 2009. En 2010 fueron 1.327.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50