Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno advierte de que usará de nuevo "la máxima firmeza" si hay violencia

El 15-M pide la dimisión de la delegada del Gobierno y de Camacho por la carga

Los disturbios se saldan con 20 heridos, siete de ellos policías, y cuatro detenidos, que se suman a los cinco de las jornadas previas, aunque dos están ya en libertad

De los nueve arrestados en total desde el martes, tres tienen antecedentes según la Delegación del Gobierno

La delegada del Gobierno en Madrid, Dolores Carrión, ha respondido esta tarde a las críticas recibidas por la carga policial de anoche, censurada por el Movimiento 15-M y por el PP, que vio "gravísimos errores" policiales en la respuesta a las manifestaciones. La delegada ha defendido su actuación y ha advertido a los indignados de que "la Policía volverá a actuar con la máxima firmeza y con la máxima determinación" si "este tipo de personas, que no son pacificas, alientan a la mayoría, que puede venir y manifestarse y hacerlo de forma totalmente pacífica, a cometer actos ilegales como asaltar las instituciones, perturbar la paz y la convivencia u ocupar ilícitamente el espacio público".

Carrión ha asegurado que la Policía actuó anoche "con la máxima firmeza con los violentos" de la misma manera que ha sido muy respetuosa "con los pacíficos" y siempre "de acuerdo con los principios de proporcionalidad y congruencia". Además, subrayado que "no se van a consentir nuevas ocupaciones ilegales de la Puerta del Sol ni de ningún otro espacio público". Horas antes, y en una de las pocas ruedas de prensa que convocan en sus dos meses y medio de historia, tres representantes de los indignados han anunciado que denunciarán la carga policial, al tiempo que han pedido la dimisión de la propia Carrión, y del ministro del Interior, Antonio Camacho, por "manifiesta ineficiencia en el ejercicio de sus cargos". A los que han pedido su cabeza, la delega se ha limitado a contestar que "tienen todo el derecho del mundo a hacerlo".

Anoche, los agentes cargaron con dureza contra varios centenares de indignados frente al Ministerio del Interior. Los disturbios se saldaron, según fuentes policiales y de los servicios de emergencia, con 20 heridos, siete de ellos policías nacionales, y cuatro detenidos, tres hombres y una mujer, que se suman a los cinco acumulados desde el pasado martes, día en que las autoridades cambiaron de estrategia respecto al 15-M y decidieron pasar de la prudencia, la tolerancia y la mera vigilancia policial al desalojo, el bloqueo y cierre a cal y canto de la plaza.

Un periodista entre los arrestados

Entre los arrestados anoche, tres hombres y una mujer, está el periodista de Lainformacion.com Gorka Ramos (que firma bajo el seudónimo de Santiago Zárraga), al que se acusa de escupir e insultar a un agente que le había pedido que se apartara. Ha sido puesto en libertad a primera hora de la tarde y, tras él, también ha quedado libre la única detenida. De los nueve arrestados en total desde el martes, otros dos ya fueron puestos en libertad con cargos ayer. Los arrestados anoche, cuyas identidades no han sido facilitadas, están acusados de atentado a la autoridad, desordenes y desobediencia. La delegada del Gobierno, Dolores Carrión, ha detallado que uno de los arrestados, español, tiene antecedentes por conducción temeraria, que otro, un portugués, acumula 11 antecedentes en España por robo con violencia, robo con fuerza y lesiones, y que un tercero, hondureño, tiene ocho antecedentes por robo con violencia, daños y atentado a la autoridad.

Sentados en el club de amigos de la Unesco, situado en la plaza de Tirso de Molina, el miembro de la comisión de legal del 15-M Juan Rubiño y dos indignados que ayer fueron testigos de la carga policial, Miguel Díez y Adrián Martínez, han declarado que la policía no les dio opción de disolverse antes de cargar. La delegada les ha replicado que las imágenes recogidas por los medios de comunicación y por las cámaras de seguridad "hablan más que mil palabras". Esas imágenes, ha añadido, serán analizadas por la Policía como "siempre que se producen actos ilícitos y se dispone de grabaciones".

A la pregunta de si les bastaría con un punto de información estable, como propuso ayer Alfredo Pérez Rubalcaba, los indignados han invitado al propio Rubalcaba a acudir a una asamblea para proponerlo. En su misma línea de siempre, en la que todas las decisiones se toman por consenso, han contestado que deberá ser la asamblea la que decida a la pregunta de si negociarían con la Delegación o Interior una salida a esta situación. "No queremos volver a acampar en Sol, queremos libertad de circulación", sostienen los indignados, que llevan desde el desalojo del martes intentado sin éxito volver a entrar en la plaza, cerrada a cal y canto tanto a ellos como al resto de personas.

Los disturbios comenzaron cuando los indignados, unos 800, llegaron a Interior, en La Castellana, en torno a las diez de la noche tras intentar sin éxito por tercer día entrar en Sol. Según ha explicado la Jefatura Superior de Policía, los manifestantes provocaron desordenes, se les pidió que declinaran su actitud y abandonaran la zona y, como se negaron, los agentes "tuvieron que actuar". Los portavoces del 15-M han admitido que varias personas se subieron a una verja para intentar colgar una pancarta y que un manifestante arrancó el tricornio a un guardia civil, pero han afirmado que la carga estaba decidida desde antes de se produjera cualquier incidente y han negado que se les pidiera que se disolvieran antes de la carga.

Una pareja de turistas sortea esta mañana el cordón policial en la Puerta de Sol. ampliar foto
Una pareja de turistas sortea esta mañana el cordón policial en la Puerta de Sol.

Emergencias Madrid ha precisado esta mañana que los 20 heridos fueron atendidos por lesiones leves. De ellos, cuatro indignados tuvieron que ser trasladados a hospitales para suturar heridas o realizarles una radiografía. No hay ninguna persona hospitalizada, ha informado un portavoz. El Samur movilizó anoche un servicio preventivo en Sol y otro en Cibeles, en total unas 10 ambulancias. Al respecto, los portavoces del 15-M han señalado que no tienen cuantificado el número de heridos y han asegurado que la policía les rompió los partes médicos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >