_
_
_
_

La Comunidad Valenciana se queda como está

La Audiencia Nacional avala los actuales lindes regionales San Pedro del Pinatar (Murcia) reclamaba una parte de Pilar de la Horadada

¿Qué divide geográficamente dos territorios, una línea recta o un accidente geográfico, aunque haya sido conformado por los humanos? La disputa entre el municipio murciano de San Pedro del Pinatar y el alicantino de Pilar de la Horadada, que es lo mismo que entre la Comunidad Valenciana y Murcia, por una porción de suelo ha demostrado que lo segundo. La decisión de la Audiencia Nacional, donde acabó llevando el asunto el Consistorio pinatareño, ha sido que la frontera entre la Comunidad Valenciana y Murcia se quede como está actualmente, es decir, que la Vereda Real de Ganados del Reino siga siendo el linde entre estas dos poblaciones, enfrentadas desde 2006 en un conflicto territorial.

 Claro, que no se trata de una decisión judicial sin motivación jurídica. El acta de deslinde que se ha tenido en cuenta como prueba definitiva es de 1756, la que tomó como base en primera instancia el Ministerio de Medio Rural y Marino y la que ahora ha validado el alto tribunal español, evitando la que hubiera sido la primera modificación de las fronteras entre comunidades autónomas del actual periodo democrático.

Todo arrancó hace cinco años. El exalcalde de San Pedro del Pinatar Pedro José Pérez, del PP, colocó mojones en línea recta para delimitar la separación de su término municipal con el de Pilar de la Horadada, feudo socialista, obviando la curvatura de la vereda para apropiarse de 440.000 metros cuadrados en el paraje de Lo Romero, entonces codiciado para urbanizar. Pérez estuvo a punto de conseguir llevar la modificación al Consejo de Ministros para su aprobación apoyado por un documento de deslinde con Orihuela de 1897 que fijaba la frontera en la línea recta que une los mojones primero y segundo y que respaldó el Instituto Geográfico Nacional.

Pero el Consistorio pilareño contraatacó con un informe que contenía documentos del Tratado de Torrellas, de 1304, en los que se decía que la línea fronteriza entre ambos reinos quedaba definida por la curva que conforma desde entonces la Vereda del Reino, un acuerdo que quedó ratificado en 1305 en Elche. La arqueóloga municipal pilareña, Mari García Samper, confirmó entonces que hasta el año 1441 no se hizo el deslinde a pie de campo en presencia de representantes de las coronas de Castilla y Aragón.

Pero San Pedro de Pinatar siguió defendiendo un acta de deslinde de finales del siglo XIX, que también fue la que se utilizó cuando en 1985 se segregó Pilar de la Horadada de Orihuela. Tras la decisión del ministerio en 2009 de respetar el estatus legal actual, el municipio murciano decidió llevar el asunto hasta la Audiencia Nacional, que falló el pasado 9 de junio cerrando así la vía administrativa del conflicto.

Lo que en 2006 fue calificado por los pilareños como un intento de “reconquista” ha concluido cinco años después con una sentencia basada en el conocimiento científico. Finalmente el equipo de profesores de la Universidad de Alicante que encabezó el catedrático Gregorio Canales ha conseguido demostrar que la frontera entre ambos municipios y ambas comunidades debe ser la Vereda Real de Ganados del Reino, desde hace más de 700 años el límite del Reino de Valencia con Castilla.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_