Garitano se suma a las reivindicaciones de los presos de ETA

El diputado no ha asistido a la misa solemne oficiada por el obispo donostiarra Munilla

El diputado general de Gipuzkoa, Martin Garitano, ha aprovechado esta mañana su presencia en Azpeitia (Gipuzkoa), adonde han acudido las autoridades para conmemorar la festividad de San Ignacio, para apoyar a los presos de ETA y defender su excarcelación. Garitano, acompañado por la presidenta de las Juntas Generales de esta provincia, Lohitzune Txarola, y el alcalde de la citada localidad, Eneko Etxeberria, ambos de Bildu, ha saludado a un grupo de familiares de reclusos de ETA, que les han recibido con vítores y gritos a favor de los presos terroristas.

Garitano no ha asistido a la misa solemne oficiada en la basílica de Loyola por el obispo donostiarra José Ignacio Munilla, quien ha abogado por la disolución de la banda terrorista y reclamado a sus dirigentes que expresen su “arrepentimiento” para alcanzar la paz. Al acto religioso sí ha acudido la consejera de Educación del Gobierno vasco, Isabel Celaá.

En el exterior del tempo, el diputado general de Gipuzkoa, en declaraciones a los periodistas, ha reclamado la “inmediata” derogación de la doctrina Parot, que supone una “cadena perpetua” para los presos de ETA, el fin de la dispersión y la legalización de Sortu. Garitano también ha pedido “la puesta en libertad de los presos que están enfermos y de aquellos que estén en condiciones de alcanzar la libertad condicional”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Mikel Ormazabal

Corresponsal de EL PAÍS en el País Vasco, tarea que viene desempeñando durante los últimos 25 años. Se ocupa de la información sobre la actualidad política, económica y cultural vasca. Se licenció en Periodismo por la Universidad de Navarra en 1988. Comenzó su carrera profesional en Radiocadena Española y el diario Deia. Vive en San Sebastián.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS