Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El informe del Gobierno de Castilla-La Mancha no es “fiable”, según el PSOE

El documento desvela nuevos agujeros a fecha de 30 de junio

José Luis Martínez Guijarro.
José Luis Martínez Guijarro. Europa Press

Al PSOE de Castilla-La Mancha no le ha gustado nada el contenido del informe que el lunes pasado filtró el Ejecutivo regional, presidido por la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. Es un documento en el que se desvelaban nuevos agujeros a fecha de 30 de junio —“facturas y obligaciones pendientes de pago” (por 1.777,5 millones de euros) y “facturas pendientes de contabilizar” (por 829 millones)—. Su malestar no es tanto porque con esta nueva maniobra el PP trate de “seguir desprestigiando la labor del anterior Gobierno de José María Barreda”, según explicó el portavoz del PSOE en las Cortes de Castilla-La Mancha, José Luis Martínez Guijarro, sino porque “el informe está manipulado y es absolutamente falso”, tal y como sentenció José Manuel Caballero, secretario del grupo parlamentario socialista de la comunidad.

Guijarro y Caballero coinciden en que el informe “no es fiable ni riguroso”. Caballero justifica la falta de credibilidad en el hecho de que “no esté firmado por nadie, ni por el propio consejero ni por ningún responsable de la intervención general”. El anterior interventor, José Damián Olive, fue cesado por la nueva presidenta de Castilla-La Mancha, quien todavía no ha designado sustituto.

Caballero basa la ausencia de rigor en que “no se adapta a ningún criterio contable usado por el Estado o por las autonomías”. Pone como ejemplo la inclusión de albaranes en el apartado de “facturas pendientes de registro”, cuando estos “no existen en los sistemas contables”. El diputado socialista va más allá y alerta de que “en el supuesto de que fueran ciertos”, no son obligaciones exigibles a la Administración. “No basta para ser acreedor de nadie que se presente un albarán”.

El portavoz socialista denuncia que los nuevos responsables del Ejecutivo autónomo han incluido dentro del primer semestre gastos previstos para todo el año para “inflar las cifras de los pagos comprometidos”, algo que no han aplicado a los ingresos que, según indica, “suelen percibirse a finales de año”.

Caballero alerta de que se han computado conceptos dos veces. “El gasto sanitario [178 millones de euros] que procede de 2010 y ya se consideró a la hora de cerrar el resultado y el déficit de ese año, pero se ha contabilizado de nuevo en 2011”, puso como ejemplo.

Para ambos dirigentes socialistas lo que se desprende de los datos presentados es que el Gobierno de Cospedal no sigue la metodología oficial. “A partir de ahí”, concluye Caballero, “cualquier cifra o interpretación de los mismos es posible”.

Desde el PSOE instan a la Junta a que deje de elaborar informes propios y siga el ejemplo del anterior Gobierno de Barreda que cada mes publicaba los datos de ejecución presupuestaria “dando cuenta pública de la evolución del déficit”. Un ejercicio de transparencia que el Ejecutivo popular no parece dispuesto a seguir ya que, según Caballero, el consejero de Economía ha dado orden de que se dejen de hacer públicas esas cifras.