El sistema electoral alemán que propone Rubalcaba: cercanía y proporcionalidad

En Alemania el sistema mezcla elección directa y listas cerradas Es más completo pero crea algunas paradojas El Constitucional obligó a revisarlo antes de los comicios de 2013

En su discurso de proclamación como candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha realizado distintas propuestas en materia económica, sanitaria, de edudación o de regeneración democrática. En este último aspecto, Rubalcaba ha sorprendido al anunciar su intención de modificar el sistema electoral español con el alemán como modelo.

Pero, ¿cómo es el sistema en Alemania?

El sistema electoral alemán es eminentemente proporcional. Si bien se describe en ocasiones como una combinación de los sistemas proporcional y mayoritario, la fuerza parlamentaria de un partido se determina sobre todo según los votos obtenidos con sus listas cerradas. Más exactamente se lo denomina también sistema proporcional personalizado.

Las papeletas están divididas en dos campos, para que puedan emitirse dos votos independientes. En la casilla de la derecha se elige entre los partidos políticos que se presentan en el Estado federado donde se emite el voto. Los partidos presentan una lista cerrada en cada uno de los 16 länder. Estos “segundos votos” –los obtenidos por los partidos con sus listas cerradas- determinarán proporcionalmente la presencia parlamentaria de cada partido. Son los llamados “mandatos totales”.

El Constitucional obligó a revisar el sistema antes de los comicios de 2013

Los partidos que obtengan más de el 5% de los segundos votos podrán entrar así en el Parlamento federal (Bundestag). El número total de escaños (598) se reparte primero a escala nacional entre los partidos. Se aplica para ello el método proporcional de Sainte-Laguë, que es parecido al de D’Hondt pero más justo con las formaciones pequeñas. Una vez repartidos los asientos entre los partidos, éstos los dividirán entre los candidatos que presentaron en sus listas de los länder. Las listas de Estados con mayor población obtienen más asientos que las de Estados menores.

Alentar la cercanía

La parte izquierda de las papeletas permite votar directamente a un candidato de la circunscripción electoral. Hay 299 mandatos directos, uno para cada una de las las 299 circunscripciones. El Bundestag reserva un escaño para cada circunscripción. Se trata de alentar la cercanía entre los ciudadanos y sus representantes. Como se eligen por mayoría simple, los mandatos directos suelen quedar en manos del candidato de un partido grande: democristianos (CDU/CSU) socialdemócratas (SPD).

Estos mandatos directos se restarán de los mandatos totales que obtiene cada partido. Esto mantiene la proporcionalidad del reparto, pero en ocasiones da lugar a paradojas. Cuando un partido tiene más mandatos directos en un land que escaños obtenidos por sus listas, se crean los llamados “escaños adicionales”. En la presente legislatura hay 24, todos en manos de los democristianos de Angela Merkel. El actual pleno tiene 622 escaños.

Este sistema de “escaños adicionales” puede ocasionar la perversa situación de que perder votos beneficie el resultado final de un partido. El Tribunal Constitucional obligó a su reforma antes de las elecciones de 2013. Todavía no se ha culminado.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción