Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alta expectación de Zapatero y el PSOE ante el "proyecto de país" de Rubalcaba

El presidente admite que será el vicepresidente el que decida cuándo se va

Portada de la nueva página web del candidato socialista
Portada de la nueva página web del candidato socialista

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, calentó ayer los motores sobre la proclamación del vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba, mañana sábado como candidato del PSOE a La Moncloa por el Comité Federal de su partido. Zapatero no solo calificó de “importante” la jornada, para él y para los socialistas, sino que le otorgó un “gran valor” al discurso que Rubalcaba pronunciará, en el que presentará su nuevo “proyecto para el país”, para España, que marcará “un antes y un después” y sobre el que existe una “alta expectación”.

Zapatero, con esta declaración efectuada en La Moncloa en la rueda de prensa que dio con el presidente de Haití, Michael Martelly, expresó su voluntad de ponerse al servicio del nuevo candidato socialista y espantar cualquier riesgo de problemas derivados de la bicefalia. De tal modo que aclaró, incluso, que será Rubalcaba quién decida cuando dejará sus cargos en el Gobierno para dedicarse en exclusiva a la candidatura. “Las democracias tienen ciertas formas. Hay que respetar el momento porque, además, le corresponde a él”, dijo el presidente del Gobierno.

Zapatero no desveló si será este mismo mes, tras su proclamación el sábado como candidato, o en septiembre, cuando Rubalcaba abandone la vicepresidencia primera y el Ministerio del Interior. Zapatero y Rubalcaba mantienen un alto grado de complicidad y se consultan a diario.

Mientras, Rubalcaba viene preparando desde hace más de diez días su discurso de proclamación de candidato para el próximo sábado con su equipo, al que le dedica cuatro horas diarias, según fuentes del PSOE.

Rubalcaba ha pedido aportaciones para su discurso a numerosos militantes y simpatizantes del PSOE, consciente de la importancia y la impronta que marca el primer discurso de un candidato. Le sucedió a Zapatero en el XXXV congreso de 2000 con el “no estamos tan mal” y a Felipe González con el “somos socialistas, no marxistas”.

En el discurso, Rubalcaba volcará “la idea de España que tiene en su cabeza”, según su entorno. Será un discurso centrado en “los problemas de los españoles, muy vinculado a la respuesta a la crisis económica y al paro así como al sostenimiento de los servicios públicos”.

Más que propuestas concretas, Rubalcaba planteará el sábado sus objetivos y prioridades políticas así como las líneas generales de su propuesta política y programática, según su entorno. Será un proyecto-programa. Un proyecto político de largo alcance, del que surgirán las líneas del futuro programa electoral, lo que los politólogos franceses llaman “las pistas del programa”.

Rubalcaba expondrá las líneas generales de su propuesta política y "la idea de España que tiene en la cabeza"

Las concreciones se empezarán a fijar en la Conferencia Política de finales de septiembre, de la que saldrá el borrador del programa electoral. Su coordinador será el ex ministro de Trabajo y Política Social, Jesús Caldera, y la ponente la ex ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona.

Un rasgo característico del discurso de Rubalcaba será, según su entorno, “alejarse de los insultos, la crispación y el rifirrafe que marca la vida política en la actualidad”. El propio Rubalcaba dijo el sábado que la política de confrontación entre los dos principales partidos sin aportar soluciones es un factor clave en el alejamiento de los ciudadanos de la política.

Todas las encuestas de las que dispone el PSOE revelan que el enfrentamiento político con el PP, la apelación al miedo a la derecha, a los logros del pasado e incluso la denuncia de la corrupción no funcionan como estrategia de obtención de voto.

El discurso será, por tanto, “propositivo, constructivo, positivo y realista”, según su entorno. Formalmente, el acto de proclamación de la candidatura, que se celebrará en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid, también introducirá cambios. Será un “acto sobrio, cercano, alejado de tentaciones hollywoodienses”, según el PSOE.

La figura del candidato Rubalcaba será otro elemento clave en la estrategia del PSOE. Gana a su principal rival, Mariano Rajoy, en todos los indicadores, excepto en la gestión de la economía. La estrategia del PSOE trata de potenciar a Rubalcaba por la vía del acercamiento a sectores múltiples de la sociedad, que trata de resumir en el lema del acto de mañana: “Escuchar, hacer, explicar”.

El PSOE quiere acercar el candidato a la sociedad: "escuchar, hacer, explicar" será el lema de Rubalcaba

La otra clave de la estrategia de Rubalcaba pasa por tratar de desmontar la tesis instalada en la sociedad de que la derecha gestiona la economía y, por tanto, la crisis, mejor que la izquierda. Para ello, como dice el propio Rubalcaba, la clave está en presentar “un proyecto creíble y que salga al paso de los problemas ciudadanos”. En ese reto, creen los socialistas, que se juega Rubalcaba su futuro y con él su primera prueba: el discurso del próximo sábado.