Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Blanco pide al PP abrir el debate sobre el futuro de las grandes obras

El ministro de Fomento pide al PP una reflexión conjunta sobre cómo mantener las autovías y el AVE.

El ministro de Fomento, José Blanco, en Sevilla. Ampliar foto
El ministro de Fomento, José Blanco, en Sevilla.

El ministro de Fomento, José Blanco, abrió ayer el debate sobre la sostenibilidad de las grandes infraestructuras del país, aunque aceptó que políticamente puede que no sea el mejor momento. Fue durante una visita a Sevilla, en un acto organizado por El Correo de Andalucía, en la que admitió varias veces que estaba diciendo cosas que no debía por la cercanía de las elecciones. La primera: “No es posible mantener y completar la red de infraestructuras sin tocar los impuestos”.

Encuesta

Por motivos informativos la encuesta ya está cerrada al voto

¿Estarías dispuesto a pagar más impuestos para asegurar el mantenimiento del AVE y las autovías?

  • 0%
  • No 0%
  • Ns/Nc 0%

Esta encuesta no es científica, responde tan sólo a las respuestas de los lectores que desean exponer su opinión.

Con la segunda completó el mensaje: “Nuestro país tiene que plantearse si con nuestros recursos y con la menor carga impositiva de la UE se pueden mantener las carreteras, los trenes y el Estado del bienestar”. De inmediato, el ministro aceptó que esta reflexión, que pedía también al PP como futuro partido de gobierno, no es propia del tiempo electoral, “pero hay que hacerla”.

Eso sí, Blanco advirtió que la resolución de este debate no será en esta legislatura y que le tocará al próximo Gobierno, que vaticinó que será socialista porque el candidato popular, Mariano Rajoy, “no gana ni con el viento a favor”, según dijo.

Las afirmaciones de Blanco respondían a una propuesta de AERCO, una asociación que agrupa a 28 empresas de construcción civil de 14 comunidades autónomas y que propone establecer una tasa de 3 a 5 céntimos por litro de carburante para financiar el mantenimiento de carreteras. El ministro insistió en la imposibilidad de mantener la red existente con el actual sistema impositivo, pero se limitó a no descartar esta propuesta de AERCO.

En esa línea, Blanco añadió una nueva reflexión: “Hay que pensar las infraestructuras con sentido económico”. Se refería así a las exigencias de líneas de tren de alta velocidad de todos los presidentes autonómicos o a la recientemente suspendida entre Toledo y Albacete, directa y sin trasbordo, tras registrar una media de solo nueve pasajeros. Fuentes de Renfe aceptaron que esta línea se estableció por las insistencias de dirigentes políticos. También hacían alusión las palabras del ministro a los 150 millones de euros gastados por los Gobiernos del PP en el aeropuerto de Castellón sin vuelos o a la no consideración como prioridad del transporte ferroviario de mercancías. “No hay peor cosa que un puerto sin tráfico, un aeropuerto sin aviones y un tren sin pasajeros”, comentó.

No obstante, Blanco sí se mostró convencido de que el futuro del transporte pasa por el tren y, en este sentido, apostó firmemente por el trazado ferroviario conocido como corredor mediterráneo, que unirá Algeciras con la frontera francesa y el resto de Europa. Este corredor es el mayor proyecto ferroviario de España y se prevé que esté completado en 2020, tras una inversión de 51.300 millones de euros y de los que ya se han gastado 8.400 millones. Entre Almería y Francia, será de alta velocidad y dispondrá de doble vía de ancho internacional para mercancías y pasajeros.

La propuesta prioritaria de la UE para ese trazado pasa por Madrid, mientras que el Gobierno y las autonomías del sur y este español defienden que sea también prioritaria la que pasa por la costa. Esta consideración le permitiría tener acceso a más ayudas europeas.

Para Blanco, el futuro del transporte pasa por el tren y, en este sentido, apostó firmemente por el corredor mediterráneo, que unirá Algeciras con la frontera francesa y Europa

Blanco anunció que convocará la próxima semana a los consejeros de Cataluña, Valencia, Murcia y Andalucía para acordar una estrategia común en la Unión Europea a favor de esta línea, porque, según dijo, aglutinan los territorios que generan un 40% del PIB nacional. Este peso económico y la población van a ser sus argumentos para defender esta propuesta en Europa. El ministro aprovechó para culpar al PP de la situación, ya que la definición del trazado por Madrid se declaró prioritario en 2003, con los populares en el Ejecutivo. Y afirmó que el trazado por la costa mediterránea es posible y compatible con el de Madrid.